“Es un fraude electoral”: El Consejo Electoral de Ecuador suspendió al partido de Rafael Correa

Con la ausencia de los consejeros de la oposición, el Consejo Nacional Electoral ecuatoriano ordenó la suspensión de cuatro organizaciones políticas, incluido el partido Fuerza Compromiso Social (FCS) que apoya al expresidente Rafael Correa. La decisión fue duramente cuestionada por el exmandatario y el partido denunció que se trata de una operación “del más descarado fraude electoral”, cuyo objetivo es impedir que se presenten candidatos en las elecciones de febrero de 2021. 

El máximo organismo electoral intervino en base a un pedido de la Contraloría General del Estado que observó supuestas irregularidades en los procesos de registro de estas formaciones políticas. Además de FCS, dejaron sin efecto las inscripciones de Podemos, Libertad es Pueblo y Justicia Social. 

La decisión se tomó sin la presencia de Luis Verdezoto y Enrique Pita, los dos consejeros de la oposición. Solo participaron la presidenta del organismo, Diana Atamaint, y los consejeros José Cabrera y Esthela Acero.

“¡Qué manarrachada jurídica! ¡No tienen ni vergüenza profesional!”, publicó en Twitter Correa, quien desde el primer momento advirtió que es blanco de una persecución política del presidente Lenín Moreno, su exaliado y exvicepresidente.

Revolución Ciudadana también emitió un comunicado que puso en tela de juicio la legalidad de la decisión del CNE. Advirtió que se trata de una estrategia que inició hace tres años. “Pretenden acabar con el correísmo, usando procedimientos totalmente ilegales y antidemocráticos”, denunciaron los miembros del partido, quienes adelantaron además que tomaran medidas legales para dejar sin efecto la decisión. 

En el texto, los representantes recordaron que el organismo revocó ocho decisiones anteriores “que habían ratificado la vida jurídica de esta organización” y atribuyeron el cambio de opinión a “las ilegales presiones ejercidas contra los miembros del CNE por parte del gobierno central, la Fiscalía General y Contraloría del Estado”. De acuerdo a la fuerza, el partido además “lidera la intención de voto hace más de un año”. 

El movimiento FCS participó en las últimas elecciones seccionales de 2017, con los candidatos respaldados por Correa, radicado en Bélgica en medio de una investigación judicial. Fuerza Compromiso Social logró la Prefectura (Gobernación) de Pichincha (cuya capital es Quito), con Paola Pabón, exasambleísta del gobierno correísta. 

Los argumentos del CNE y las presiones denunciadas por FCS

En 2019, la Contraloría recomendó al CNE que vigilara la situación legal de FCS porque, presuntamente, no cumplía el requisito de tener las firmas del 1,5 por ciento del padrón electoral, como exige la ley. El CNE lo descartó pero, ante la insistencia de la Contraloría, volvió a realizar recientemente una revisión legal del grupo correísta, que terminó en su eliminación.

Atamaint, en un comunicado difundido por el CNE, aclaró que el órgano electoral “no está eliminando a estas cuatro organizaciones políticas, sino respetando el debido proceso y otorgándoles el derecho a la defensa”. Agregó que los grupos sometidos a esta medida tienen diez días para presentar sus pruebas de cargo y descargo.

Previo a que el CNE vote por esta resolución, la presidenta del movimiento, Vanessa Freire, hizo un llamado a las autoridades del organismo electoral “a no dejarse someter por presiones políticas ni por amenazas de Pablo Celi”.

Freire se refirió a la amenaza de destitución y multa que emitió el contralor en contra de la presidenta del CNE, Diana Atamaint, y los consejeros Esthela Acero y José Cabrera por no dar curso en un primer momento a la recomendación de dejar sin personería jurídica a Fuerza Compromiso Social, Libertad es Pueblo, Podemos y Justicia Social.

“Aquí nadie se rinde ante las persecuciones políticas. Hoy defendemos nuestro derecho a la partición y el de ciudadanía de elegir”, afirmó Freire tras la resolución. 

La Asamblea Nacional advierte que no tiene contralor

Tras la resolución, la Asamblea Nacional emitió un comunicado que certifica que “Pablo Celi de la Torre nunca fue posesionado por la Asamblea Nacional para ejercer el cargo”. Por ende, Ecuador no tiene contralor y todas las acciones realizadas hasta ahora por Celi no deberían ser ratificadas por ningún organismo.