Los miedos de comunicación

Ecuador 

Los medios de comunicación deben informar a la población sobre las epidemias pero, muchas veces, lo único que hacen es generar pánico. Del Ébola se empezó a hablar recién cuando llegó a Occidente, pero antes nada se decía. Es necesario que en Ecuador se mantenga la calma para no entrar en una psicosis colectiva. Respaldar a la autoridad sanitaria sin críticas vacías es fundamental. 

César Hermida- El Telégrafo (Ecuador) 

Los medios de comunicación, por sus propios intereses, provocan las epidemias del miedo. El ébola se ha originado en el África debido a la destrucción de la naturaleza por necesidades económicas, la pobreza y la falta de institucionalidad e inversión social, es decir, es de causalidad social, de la cual no se dice nada.

Se difunde por la movilidad humana moderna, pero solo al llegar a Occidente se habla de las amenazas a la paz mundial. ¿Vale más una vida europea que miles de vidas africanas? Hay razones para las protestas políticas en España, pues el Gobierno se empeña en desmantelar el sistema de salud pública, universal y gratuita, y sus institutos de investigación. En Estados Unidos nadie cuestiona los altos costos que los pacientes pagan de su bolsillo por el servicio. En ambos casos se intentó culpar a la auxiliar y a la enfermera, cuando son las más sacrificadas por estar en contacto directo con los pacientes. Por eso se contagiaron.

El ébola (río africano en donde apareció en 1976) es una fiebre hemorrágica (con letalidad del 90%), transmitida a los humanos por animales salvajes, de persona a persona, por contacto con secreciones (incluido el semen) y por lastimaduras de la piel (o por contacto con cadáveres). Asoma siete a veintiún días después con fiebre, decaimiento intenso, dolores musculares, de cabeza y garganta, vómitos, diarrea, erupciones cutáneas, daño renal y hepático, hemorragias internas.

“En el país debemos mantener la calma y respaldar a la autoridad sanitaria, sin críticas inoportunas. El personal ya está capacitado con los respectivos protocolos”

Otra viral es el chikungunya, transmitida por los mosquitos Aedes aegypti (que también lo hace con el dengue) y Aedes albopictus, pero es de escasa letalidad. Los síntomas aparecen a los tres o siete días de la picadura, con dolor en las articulaciones, fiebre, que remiten en una semana. Es absurdo pedir en las zonas pobres que usen acondicionador de aire, pongan mallas metálicas en puertas y ventanas, se apliquen repelentes o usen ropa tratada con permetrina, pero sí que usen camisa de manga larga y pantalones largos.

Ninguna de las dos tiene tratamiento ni vacuna, solo hay medicamentos sintomáticos. Dan Brown en Inferno y Yasmina Kadra en Las sirenas e Bagdad plantean el riesgo de epidemias provocadas con virus urbanizados.

En el país debemos mantener la calma y respaldar a la autoridad sanitaria, sin críticas inoportunas. El personal ya está capacitado con los respectivos protocolos. Los pacientes con síntomas sospechosos deben acudir a los centros de salud y de allí serán referidos a los hospitales, solo cuando el caso amerite diagnóstico y tratamiento.

 

Leer el artículo aquí