Entre urnas y balotaje: cómo cerró el año electoral en América Latina

Llegamos al fin de un agitado año electoral para la región, con cinco elecciones presidenciales y cuatro legislativas que, salvo una excepción, resultaron un mal trago para los oficialismos. Los triunfos de Gabriel Boric, en Chile, Xiomara Castro, en Honduras, y de Pedro Castillo, en Perú, reavivaron la esperanza de una segunda ola de gobiernos progresistas -cuando el fenómeno Bolsonaro parecía tener mecha para rato-. En Ecuador, la victoria de Guillermo Lasso fue vista con alivio por el establishment. En Nicaragua, Daniel Ortega renovó el cargo por cuarto mandato, no sin polémica de por medio.

Chile

Las imágenes de Gabriel Boric celebrando el resultado del balotaje, en Chile, las tenemos bien frescas. El domingo 19 de diciembre cientos de miles de chilenos y chilenas salieron a las calles para celebrar el triunfo del candidato de Apruebo Dignidad, la alianza que logró condensar gran parte de las demandas surgidas a la luz del estallido social de 2018.

Con 36 años, Boric se convirtió en el presidente más joven de la historia de Chile. “No le tengan miedo a la juventud”, dijo. Si hay algo que saben los chilenos, justamente, es el poder que tienen los jóvenes a la hora de hacer valer sus derechos -las protestas estudiantiles de 2011 fueron consideradas las movilizaciones más grandes desde el retorno de la democracia-. 

>> “Hoy la esperanza le ganó al miedo”, Gabriel Boric celebró su triunfó y prometió trabajar por todos los chilenos

>> Elecciones en Chile: los chilenos le dijeron NO al fascismo y Boric será el próximo presidente

Honduras

Un poco más para atrás, el 28 de noviembre, Xiomara Castro se proclamaba presidenta de Honduras con el 53 por ciento de los votos, casi veinte puntos por encima del candidato oficialista, Nasry Asfura. Doce años pasaron desde la madrugada del 28 de junio de 2009 cuando integrantes de las Fuerzas Armadas allanaron la residencia presidencial y detuvieron a su esposo, el presidente Manuel Zelaya. Lo sacaron literalmente en pijama y lo llevaron hasta la base de la Fuerza Aérea al sur de Tegucigalpa desde donde lo trasladaron ilegalmente hacia Costa Rica. 

La participación activa de Xiomara Castro al frente de las protestas contra el golpe de Estado fue clave para el protagonismo que empezó a tomar más tarde, como referente del nuevo partido Libertad y Refundación (Libre) con el que se presentó a elecciones en 2013 y 2017. “Vamos a entregar alma, vida y corazón para poder garantizar una patria diferente, una patria justa, equitativa, una Honduras libre e independiente con la capacidad de poder darle respuesta a tantas necesidades”, fueron sus primeras palabras como presidenta electa. 

Con Castro, Honduras tendrá su primera presidenta mujer. Una presidenta que se autodefine “feminista, antipatriarcal, revolucionaria e incluyente”, plantea un “socialismo democrático” y le dice “fuera a la guerra, fuera al odio, fuera a los escuadrones de la muerte, fuera a la corrupción, fuera al narcotráfico. No más pobreza y miseria en Honduras. Hasta la victoria siempre”. 

>> Elecciones en Honduras: Xiomara Castro se impuso en las elecciones y será la próxima presidenta

>> Xiomara Castro, la feminista que quiere despenalizar el aborto y puede ser la primera presidenta de Honduras

Nicaragua

El 8 de noviembre, Daniel Ortega fue reelecto para un cuarto mandato consecutivo con el 75% de votos, según confirmó el Consejo Supremo Electoral. Las críticas no tardaron en llegar: además de apuntar contra los 14 años que lleva en el poder, fue duramente cuestionado por la “falta de competencia real” ya que siete dirigentes opositores aspirantes a la presidencia habían sido detenidos días atrás y no pudieron participar. A la cabeza del Frente Sandinista de Liberación Nacional Ortega pasará otros cinco años como presidente, junto a Rosario Murillo, su esposa, y vicepresidenta. Fórmula que repite por segunda vez.

>> Elecciones en Nicaragua: entre críticas Ortega fue reelecto por cuarto mandato consecutivo

Perú

Parece que fue el año pasado o el anterior, pero no… fue este. El 6 de junio, Pedro Castillo, un maestro rural de Cajamarca, que siempre anda con un sombrero blanco de copa alta, típico de los campesinos de esa región, se impuso sobre Keiko Fujimori con un apretado resultado electoral: 50,12% contra 49,87%. Los resultados del balotaje tardaron como un mes en escrutarse. Luego de la campaña fallida de la oposición para intentar instalar la idea de fraude, Castillo fue proclamado presidente el 20 de julio. Keiko Fujimori reconoció la derrota un mes más tarde, en agosto.

A Castillo lo llamaron “el primer presidente pobre de Perú”. También lo tildaron de comunista y tuvo que explicar públicamente -y ante la OEA- que no estaba entre sus planes expropiar la propiedad privada. La estabilidad de su gobierno desde entonces es delicada. No habían pasado ni cien días de gobierno que Castillo tuvo que renovar casi por completo su Gabinete para conseguir el “voto de confianza” del Congreso, el aval de la mitad más uno de los parlamentarios.

>> “La historia del Perú silenciado es también mi historia”, Pedro Castillo juró como presidente

>> Pedro Castillo relanza su gobierno en Perú con un nuevo gabinete 

>> Luego de varias bajas y recambios, el Congreso de Perú le dio el voto de confianza al gabinete de Castillo 

Ecuador

El 11 de abril, Guillermo Lasso se impuso en el balotaje contra el representante del correísmo, Andrés Arauz. El empresario, accionista y expresidente del Banco de Guayaquil traía consigo una agenda neoliberal clásica con la que pretendía tranquilizar a los mercados: reducción de impuestos, fortalecimiento de la dolarización, menos regulaciones al trabajo, menos intervención del Estado. 

La mala noticia para Lasso llegó con los Pandora Papers, la investigación del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) que, a partir de documentos filtrados, denunció la existencia de cuentas off shore de diferentes personalidades. La vinculación directa del exbanquero con paraísos fiscales demostrada en este material le valió una denuncia ante la Comisión de Garantías Constitucionales de la Asamblea Nacional. Igual, Lasso dijo que no se presentaría a dar explicaciones. 

>> Lasso le ganó al correísmo y será el próximo presidente de Ecuador

>> El presidente de Ecuador deberá dar explicaciones ante el Parlamento por los Pandora Papers

Otras elecciones

Además de las elecciones presidenciales, en la región hubo elecciones de medio término, legislativas y departamentales. El 28 de febrero, en El Salvador la alianza de partidos impulsada por el presidente, Nayib Bukele, ganó con holgada ventaja sobre sus rivales por lo que el oficialismo pasó a tener control sobre el parlamento. En abril, el Movimiento al Socialismo (MAS), en Bolivia, sumó derrotas en cuatro distritos y perdió varias gobernaciones, lo que dejó un mapa en el que solo controla tres de las nueve gobernaciones. 

En junio, Andrés Manuel López Obrador, el presidente de México, también sufrió un revés electoral. El partido oficialista Morena perdió la mayoría absoluta en el Congreso aunque mantuvo su mayoría sumando los partidos aliados. El resultado de las elecciones en Argentina también le dejaron un sabor amargo al oficialismo, pese a conseguir mejores resultados en las elecciones generales con respecto a las primarias. “Vamos a redoblar nuestros esfuerzos para que la gestión gubernamental atienda las prioridades y resuelva los problemas reales de la vida cotidiana”, prometió Alberto Fernández. 

Y, así nomás, se fue el año electoral en la región.

Gracias por leer, siempre.

Desde este lado, les deseamos un gran comienzo de año. Salud!