"Estoy convocando a una nueva etapa"

Venezuela

Nicolás Maduro, el presidente de Venezuela, cuenta en esta entrevista las batallas económicas y políticas que tuvo que librar. El desabastecimiento empresarial, un intento de Golpe de Estado y las amenazas estadounidenses fueron ofensivas difíciles de superar. Anuncia que en los próximos meses implementará una contraofensiva para neutralizar los efectos.

Nicolás Maduro, presidente de Venezuela

Pedro Brieger- Nodal 

En Barcelona, en el caribeño estado venezolano de Anzoátegui, y como invitado al programa Contacto con Maduro, el periodista Pedro Brieger, director de Noticias de América Latina (nodal.am) sostuvo el siguiente diálogo con el presidente Nicolás Maduro:

–Usted dijo que está por dar una batalla en el área económica. En este contexto, ¿Cómo se hace frente al problema de la falta de alimentos? Parece haber dos caras de un mismo país. Por un lado, una gran generosidad para mejorar el nivel de vida de la población con las políticas de transporte y vivienda y, por el otro, existen quejas respecto de la escasez de algunos recursos básicos.

–En el año 2002-2003, nosotros vivimos la primera guerra económica brutal contra el país, hubo días en que no se conseguía nada en ningún lado. No hubo cosa que no le hicieran al comandante Chávez en el 2001, 2002, 2003, 2004 y no era falta de legitimidad, veníamos de ganar 7 elecciones. Era la terquedad del odio de la burguesía. O mandan ellos o no manda nadie, pero se encontraron con la horma de su zapato. Este ciclo que estamos viviendo empezó con la enfermedad del comandante Chávez: los enemigos de la patria se dieron cuenta que tenía una enfermedad grave, comenzaron a planificar los escenarios para actuar sobre Venezuela. La prueba más dura que hemos pasado nosotros ha sido la pérdida del comandante Chávez y que nuestro pueblo se sobrepusiera a esa pérdida y no entráramos en una fase de violencia, de caos, de división. Después fuimos a la segunda prueba, las elecciones. Yo siempre lo he dicho: hay que verle la cara a ponerse los zapatos de Chávez. Tuvimos una victoria que yo no dudo en calificar de heroica. Fue heroico que este pueblo se sobrepusiera en paz a la muerte de su líder y luego saliera a la calle a apoyar a un hombre que había dejado él por un mandato. Tercera prueba: pretendieron desconocer los resultados, incendiar Venezuela y aislarnos internacionalmente. Nos lanzamos a hacer Gobierno de Calle, recibimos el apoyo unánime de Unasur, de los No Alineados, de la ONU, de todos, hasta la OEA nos apoyó. Tercera prueba superada.

Cuarta prueba: inicio de la guerra económica. Julio, agosto, septiembre de 2013, empezó buena parte de lo que estamos viendo todavía hoy. Una guerra económica que se preparó en la Casa Blanca, lo denuncié en su momento. Ese año, teníamos elecciones el 8 de diciembre ¿no? y salieron a la calle desorbitados, lo que yo llamé la trilogía del mal, con los ojos así pa’fuera. Pero obtuvimos tremenda victoria. Cuarta prueba superada. Pero, ¿qué hicieron ellos? Convocaron al derrocamiento del gobierno, a las llamadas guarimbas, de donde salieron 43 compatriotas asesinados, más de 900 heridos, 250 de ellos graves que quedaron con discapacidades. Pero derrotamos las guarimbas en paz, con el pueblo, con paciencia. ¡Quinta prueba superada! Entonces, lo que hicieron fue incrementar la guerra económica, a la que se sumó un intento de golpe de Estado, y todo lo que han hecho durante este año. 

Y después vino la última prueba. Cuando estábamos nosotros desmontando el golpe, lunes 9 de marzo, 11 de la mañana, sale una noticia desde Washington: “El presidente Obama ha firmado un decreto declarando a Venezuela amenaza a la seguridad nacional de los Estados Unidos…”. Lo que faltaba. Fuimos a la Cumbre de Panamá, y, bueno, se dio la gran victoria. Por eso ahora estoy convocando a una nueva etapa. En mayo, junio, julio en adelante, nosotros vamos a implementar una contraofensiva que pretendo, quiero, creo y estoy convencido, será definitiva en el campo de la guerra económica. Ya hemos neutralizado algunos de sus efectos negativos, pero no la hemos derrotado.

–Con relación al tema económico y Unasur, ¿cuál es el rol que podrá jugar el Banco del Sur? 

–Ahora vamos a tener una reunión en Buenos Aires, con presidentes de los países miembro del Banco del Sur, para echarlo a andar ya desde el punto de vista de sus mecanismos de trabajo para financiamiento del desarrollo. Ya está por fin, luego de tantos años, toda la arquitectura organizativa, sus directivos, un argentino lo va a presidir. Afortunadamente, a pesar de que el precio del petróleo ha bajado de 100 a 40 dólares el barril, con Venezuela se da un caso atípico, nunca ha dejado de cumplir sus compromisos internacionales. Este año hemos pagado varios miles de millones en deuda. 

Te confieso que me da dolor, pero es nuestra obligación. Sin embargo, las agencias calificadoras de riesgo, que dependen todas del imperio estadounidense, nos califican como el peor riesgo país del mundo. No quieren que accedamos al crédito, al dinero, al cual tenemos derecho a acceder a un precio justo. Afortunadamente tenemos relaciones estratégicas con China, con Rusia, con la India, con Brasil, con los Brics y con otros hermanos de la OPEP. Y Venezuela ha logrado conseguir los recursos que necesitamos para el año 2015, 2016, y seguiremos consiguiendo. Hasta que el Banco del Sur entre en funciones, como tú dices, y también nos ayude a amortiguar estas batallas contra el capital financiero mundial.

–Presidente, por lo general un periodista pregunta respecto de los problemas existentes. Sin embargo, quisiera mencionar una política positiva, novedosa, me parece que debe haber pocos casos en el mundo de listas de candidatos conformadas de manera equitativa, entre menores y mayores de 30 años y además respetando la paridad de género…

–Está en pleno proceso la elección democrática de los candidatos y candidatas a diputados del Partido Socialista Unido de Venezuela y del Gran Polo Patriótico. El Partido, a propuesta mía, asumió un método de trabajo para que sea el pueblo quien elija a los candidatos y candidatas. Por primera vez en la historia política de Venezuela, se convocaron en asambleas a las Unidades de Batalla Bolívar-Chávez. Participaron más de un millón de militantes de base. Allí, abiertamente se debatió quién debe ser el precandidato o la precandidata. Ahora, ¿qué método utilizamos? Uno, que es el más justo, igualitario y equitativo que nunca se haya utilizado aquí. Fíjate, cada Unidad de Batalla postuló a 2 mujeres y a 2 hombres –la equidad de género ¿verdad?– para garantizar que la mujer ocupe un papel preponderante, de liderazgo, de presencia. Y después para garantizar el equilibrio, la equidad, entre las nuevas generaciones, la juventud más joven y las generaciones actuales, fue que se decidió un método genial. De esos dos hombres y dos mujeres del comienzo se postulan a un hombre entre 21 a 30 años, los más jóvenes; y el otro hombre de 30 años en adelante, los menos jóvenes, nosotros. Lo mismo para las candidatas mujeres. Mira, los resultados son geniales, el 60% de los postulados para ser electos como diputados son mujeres, por primera vez en la historia de la Revolución y de la política venezolana.

 

Leer el artículo completo aquí