Entre la delincuencia y las autodefensas

La ausencia del Estado mexicano para garantizar la seguridad de los ciudadanos en comunidades en las que operan bandas delictivas ha implicado la aparición de grupos de autodefensas. Ese mismo hecho ha generado escenarios de eventuales escaladas de violencia y la promesa del gobierno de una intervención. Localidades michoacanas pueden quedar así entre dos fuegos, además de poner en evidencia que la llamada “guerra contra el narcotráfico” de Felipe Calderón no dio resultados y acrecentó un reguero de sangre por todo el país.

 Editorial – la Jornada (México)

En Michoacán, los grupos de autodefensa procedentes de Tepalcatepec y La Ruana tomaron ayer la localidad de Nueva Italia, en su camino hacia Apatzingán, considerado el centro operativo del cártel conocido como los Caballeros templarios, quienes han respondido a tal avance con bloqueos carreteros, quema de vehículos y destrucción de comercios. Tales hechos han puesto a la entidad en una circunstancia de zozobra y ante el peligro real de una escalada de violencia en la entidad y acaso también en las vecinas, como Guerrero y Jalisco.

En Apatzingán los actos vandálicos tuvieron lugar pese a que la ciudad se encuentra vigilada por más de mil 500 policías federales y a que el Ejército mantiene un número indeterminado de efectivos en los caminos de la zona. Tal inacción de las fuerzas oficiales es, por lo demás, ilustrativa de la ausencia gubernamental en la que se gestó, primero, el control territorial de grupos delictivos como La familia michoacana, Los Zetas y Caballeros templarios y, posteriormente, las reacciones de exasperación social, entre las que se cuentan los mencionados grupos de autodefensa y la conformación de policías comunitarias, como la de Cherán.

Con certeza, esa ausencia no empezó este año ni el anterior. Ahora resulta inocultable que aunque la administración calderonista ordenó desde su inicio aparatosos despliegues de las corporaciones armadas en Michoacán, en los hechos tales operativos no afectaron, ni mucho ni poco, el creciente control de regiones enteras de la entidad por grupos delictivos. Hoy puede verse, en suma, hasta qué punto la guerra contra la delincuencia decretada por Felipe Calderón fue una devastadora simulación.

Sin embargo, tales consideraciones no eximen al actual gobierno de su grave responsabilidad en la situación que padece Michoacán.

Pero la ausencia de seguridad pública en los municipios de Tierra Caliente, así como el control mafioso y los atropellos de los Caballeros templarios en la zona, no son supuestos, sino una realidad lacerante que ha estado siendo denunciada y documentada desde hace muchos meses; para no ir más lejos, desde febrero del año pasado los grupos de autodefensa se levantaron en Tepalcatepec, Buena Vista y La Ruana.

Con estos elementos en consideración, resulta injustificable, desde cualquier punto de vista, que a estas alturas el gobierno federal esté considerando actuar en los próximos días. Con seguridad, la existencia de grupos armados de autodefensa vulnera la legalidad, pero las primeras en quebrantarla han sido las autoridades, en sus tres niveles, por su incapacidad o su indolencia ante la crisis de inseguridad.

 

Leer artículo completo aquí