EEUU, el abogado de Israel

Latinoamérica y el Mundo 

Para el filósofo y semiólogo Noam Chomsky, Estados Unidos no respeta las leyes internacionales ni tampoco las propias respecto al conflicto de Israel y Palestina. En ese sentido, sostuvo que el país actúa como si fuese el abogado de Israel y que los medios de comunicación apoyan todas sus acciones, las justifican y critican a los palestinos constantemente. 

El lingüista Noam Chomsky Clara Ibarra- Democracy Now 

Amy Goodman: ¿Qué crees que es lo más— la acción más importante que Estados Unidos puede tomar? Y ¿qué puede decir de su papel en los últimos años? ¿Cuál es su interés en este tema?

Noam Chomsky: Bueno, una acción importante que Estados Unidos podría tomar es cumplir sus propias leyes. Por supuesto, sería bueno si cumpliera con las leyes del derecho internacional, pero eso tal vez es mucho pedir, pero aunque sea cumplir con sus propias leyes. Y hay varias leyes. Y aquí, casualmente, me gustaría también dar un consejo a los activistas, quienes creo que se deberían estar organizando y educando en este sentido. Hay dos ejemplos cruciales. Uno de ellos es la llamada Ley Leahy. Patrick Leahy, el senador Leahy, introdujo una legislación llamada la Ley Leahy, que prohíbe el envío de armas a todas las unidades militares que estén implicadas en violaciónes constantes de los derechos humanos. No existe la menor duda de que el ejército israelí está involucrado en violaciónes masivas de los derechos humanos, lo que significa que todo envío de armas estadounidenses a Israel está violando las leyes estadounidenses. Creo que eso es importante. EE.UU. debería ser instado por sus propios ciudadanos, y por otros, a que cumpla con la ley de Estados Unidos, que también pasa por cumplir con el derecho internacional en este tema, como Amnistía Internacional, por ejemplo, que lleva años demandando un embargo de armas contra Israel por esta razón. Todos estos son medidas que se pueden tomar. El segundo ejemplo es la exención de impuestos que se da a las organizaciones en Estados Unidos que están directamente involucradas en la ocupación y en importantes ataques a los derechos humanos y civiles dentro del mismo Israel, como el Fondo Nacional Judío. Echa un vistazo a sus estatutos en relación al Estado de Israel, en los que se comprometen a actuar en beneficio de las personas de raza, religión y origen judio dentro de Israel. Una de las consecuencias de esto es que por una compleja serie de leyes y prácticas administrativas, este fondo administra aproximadamente el 90 por ciento de la tierra del país, con consecuencias reales para los que viven en esos lugares. El fondo recibe también exenciones de impuestos por sus actividades en Cisjordania, que son estrictamente criminales. Creo que eso es también una violación directa de las leyes estadounidenses. Por lo tanto, esas son cosas importantes. Y creo que EE.UU. debe ser presionado, a nivel internacional e interno, para abandonar su rol prácticamente único, su rol unilateral en el bloqueo de una solución política durante los últimos 40 años, desde el primer veto en enero de 1976. Eso debería ser un tema importante en los medios de comunicación, en asambleas como esta, en las Naciones Unidas, en la política interna, en la política del gobierno y así sucesivamente.

Amy Goodman: El papel de los medios de comunicación. ¿Puede hablar sobre eso, especialmente en Estados Unidos? ¿Cree que la opinión en Estados Unidos, la opinión pública, está cambiando en este tema?

Noam Chomsky: Bueno, el papel de los medios de comunicación de algún modo a cambiando de un apoyo uniforme a prácticamente todo lo que Israel hace— y, por supuesto, un silencio sobre el rol de EE.UU.— lo que no solo ocurre en el caso de Israel, ocurre también en otros innumerables casos— pero eso está cambiando lentamente. Aún así, respecto a, por ejemplo, la Operación Borde Protector, uno puede leer noticias en The New York Times, uno de los grandes diario, una crítica al ataque de Hamas a Israel durante la operación Borde Protector. Ataque de Hamas a Israel— eso no es exactamente lo que sucedió, pero eso es lo que la gente está leyendo, y esa es la forma en que se está describiendo. Israel es— una y otra vez es descrito como: “Mira, pobre Israel que está bajo ataque. Tiene el derecho de legítima defensa”. Todo el mundo está de acuerdo en eso. De hecho, yo también estoy de acuerdo. Toda persona tiene derecho a la legítima defensa. Pero esa no es la cuestión. La pregunta es: ¿Tiene derecho a la legítima defensa por medio de la fuerza, de la violencia? La respuesta es no, para cualquiera, ya sea un individuo o un Estado, a menos que haya agotado los medios pacíficos. Si ni siquiera has permitido el uso de medios pacíficos, que es el caso aquí, entonces no tienes derecho a la legítima defensa por medios violentos. Pero traten de encontrar una palabra acerca de esto en los medios de comunicación. Todo lo que va a encontrar es “legítima defensa”. En las raras ocasiones en que el presidente Obama dice algo acerca de lo que está sucediendo, por lo general es algo como: “Si mis hijas estuvieran siendo atacadas con cohetes, yo haría cualquier cosa para detener eso”. Él no se está refiriendo a los cientos de niños palestinos que están siendo asesinados y masacrados, sino a los niños de la ciudad israelí de Sderot, que están bajo el ataque de misiles Qassam. Y recuerde que Israel sabe exactamente cómo detener esos misiles: concretamente, cumplir con un alto al fuego por primera vez, y entonces los cohetes pararían, como en pasadas ocasiones, aun cuando Israel no cumplió con el alto el fuego. Esa estrategia— y, por supuesto, el resto de la estrategia pasa por que Estados Unidos actue como un mediador honesto tratando acercar a los dos bandos recalcitrantes, actuando lo mejor que pueda en este noble empeño— Eso es todo lo contrario a lo que esta pasando. EE.UU. es, como algunos de los negociadores estadounidenses en ocasiones han reconocido, el abogado de Israel. Si tuvieran lugar unas negociaciones serias, deberían ser dirigidas por alguna parte neutral, tal vez Brasil, que es un país respetado por la comunidad internacional, y que lograría acercar las posiciones de ambos bandos— por un lado, Israel y Estados Unidos; y por el lado, los palestinos. Eso serían unas posibles negociaciones realistas. Pero las posibilidades de que alguien en los medios de comunicación, ya no digo ni siquiera que hable de ello, sino que piense en ello, es minúscula. El adoctrinamiento es tan profundo que hechos tan básicos como estos— y son básicos— son casi incomprensibles. Pero para volver a su pregunta, el último punto que usted ha mencionado es muy importante. La opinión en Estados Unidos se está transformando, no con la misma velocidad que en la mayor parte del mundo, no tan rápido como en Europa. No estamos hablando de llegar al punto de lograr conseguir un voto en el Congreso, o como en el Parlamento británico hace un par de días, pero está cambiando, sobre todo entre los más jóvenes, y esta cambiando considerablemente. Lo voy a ilustrar con una experiencia personal; Amy tiene una experiencia similar. Hasta hace bastante poco, cuando daba charlas sobre estos temas, como lo he estado haciendo durante 40 años, yo, literalmente, tenía que tener protección policial, incluso en mi propia universidad, el MIT. La policía insistía en acompañarme de vuelta al automóvil debido a las amenazas que había recibido. Las reuniones eran interrumpidas, y cosas por el estilo. Todo esto se ha terminado. Hace apenas un par de días hice una charla sobre estos temas en el MIT. La reunión no fue interrumpida. No necesité protección policial. Unos 500 o 600 estudiantes aistieron, todos estaban entusiasmados, atentos, comprometidos, interesados, con ganas de hacer algo al respecto. Y esto est
sucediendo en todo el país. Por todo el país, la solidaridad con Palestina es uno de los principles temas en los campus universitarios— ha habido un enorme cambio en los últimos años. Esa es la manera en que las cosas tienden a cambiar. A menudo empieza con la gente más joven. Y gradualmente le llega al resto de la población. Esfuerzos del tipo que he mencionado, es decir, tratar de hacer que el gobierno de Estados Unidos cumpla sus propias leyes, podrían llevarse a cabo en una escala sustancial, a nivel doméstico y con el apoyo de instituciones internacionales. Y eso podría conducir a más cambios. Creo que, por ejemplo, las dos cosas que he mencionado podrían ser considerablemente populares para gran parte de la opinión pública estadounidense. ¿Por qué deben estar financiando unidades militares que están llevando a cabo violaciónes masivas de los derechos humanos? ¿Por qué deben estar permitiendo la exenciones de impuestos? Me refiero a que nosotros pagamos por ello— eso es lo que una exención de impuestos significa. ¿Por qué deberíamos estar pagando, obligados a pagar, por las violaciónes de los derechos humanos fundamentales en otro país, e incluso en los territorios ocupados, lo que es criminal? Creo que ésto puede apelar a la población estadounidense y puede conducirnos a los tipos de cambios que hemos visto en otros casos.

Amy Goodman: Última cuestión, antes de abrir las preguntas al público: ¿Qué piensa sobre el movimiento de BDS, de boicot, desinversión y sanciones?

Noam Chomsky: Bueno, BDS es un conjunto de tácticas, ¿verdad? Estas son tácticas que usted decide emplear porque piensa que van a ser eficaces y las emplea de una manera que usted cree van a ser efectivas. Las tácticas no son principios. No son acciones que usted emprende, sin importar el resto, porque usted cree que son lo correcto. Las tácticas se llevan a cabo, si usted es serio, porque piensa que van a ayudar a las víctimas. Así es cómo uno ajusta sus tácticas, no porque cree que son lo correcto en cuanto a los principios, sino porque cree que van a ser beneficiosas. Eso debería ser algo natural en los activistas. También lo debería ser la distinción crucial entre proponer algo y defender algo. Yo puedo proponer ahora mismo que todos debemos vivir en paz y amor. Yo sólo propuse. Eso no es una propuesta seria. Se convierte en una propuesta seria cuando la defiendes. Esta comprobado— Yo esbozo un camino para ir de aquí a allá. Entonces se convierte en algo serio. De lo contrario, son palabras vacías. Es algo fundamental y está relacionado con todo esto. Bueno, cuando usted examina el movimiento BDS, que está separado, casualmente, de las tácticas BDS— quiero dejar ésto en claro. Entonces, cuando la Unión Europea estableció las directivas que mencioné, o cuando, por ejemplo, la Fundación Gates retira la inversión en operaciones de seguridad que se están llevando a cabo, no sólo en los territorios ocupados, sino en otros lugares, eso es muy importante. Pero ese no es el movimiento BDS. Esa es la táctica del movimiento, específicamente, las tácticas BD, de boicot y desinversión. Eso es importante. El movimiento BDS en sí mismo ha sido un gran impulso para este tipo de progresos, y en muchos aspectos un impulso positivo, pero creo que ha fallado y debe reflexionar en su, hasta ahora, falta de voluntad para hacer frente a las preguntas cruciales de los activistas: ¿Qué va a ayudar a las víctimas, y qué les va a hacer daño? ¿Cuál es la propuesta, y cómo se hace una defensa real de ella? Tienen que pensarlo bien, y no se ha hecho lo suficientemente. Así que, si usted hecha un vistazo a los principios del movimiento BDS, hay tres. Varían ligeramente en la redacción, pero básicamente son tres. Uno de ellos es, se debem tomar medidas contra la ocupación. Ese ha sido un gran éxito, de muchas maneras, y tiene sentido. También ayuda a educar a la población occidental, a quiénes se les invita a participar— es una oportunidad para discutir, investigar y organizar sobre la participación en la ocupación. Eso es un gran éxito. Un segundo principio es que las acciones BDS deben continuar hasta que Israel permita el regreso de los refugiados. Eso no ha tenido ningún éxito, y en la medida en que se ha intentado, ha sido algo negativo. Sólo conduce a una reacción violenta. No se ha establecido ningún critero para que esto sea aceptado entre la población. Simplemente se interpreta diciendo: “¡Ah, usted quiere destruir el Estado de Israel! Nosotros no vamos a destruir un Estado”. No se pueden emprender acciones que usted cree son parte de sus principios, cuando en la realidad van a tener un efecto perjudicial sobre las víctimas. Hay una tercera categoría que tiene que ver con los derechos civiles dentro de Israel, y hay cosas con las que se puede trabajar en este aspecto. Uno de las que he mencionado, de hecho— la exención de impuestos para organizaciones de Estados Unidos que se dedican a la violación de los derechos civiles y humanos. Y recuerde que una exención de impuestos significa que yo pago por ello. Eso es lo que es una exención de impuestos. Bueno, esta es una acción que podría llevarse a cabo. Otras que se han realizado han tenido respuestas negativas que son perjudiciales. Y no voy a enumerarlas, pero éste es el tipo de preguntas que uno se tiene hacer cuando se está involucrado en casos serios de activismos, si se preocupa por las víctimas, no sólo para sentirse bien, sino preocupándose por las víctimas. Esto es críticamente importante.

 

Leer el artículo aquí