Entre burlas, Bolsonaro impuso el uso de la cloroquina para el coronavirus

El presidente brasileño logró su cometido y el Ministerio de Salud finalmente publicó un protocolo para que se utilice el medicamento en todos los pacientes con covid-19, a pesar de la falta de aval médico. Mientras el país se acerca a los 20 mil muertos, Bolsonaro se burló anoche al afirmar que “el que es de derecha, toma cloroquina, el que es de izquierda, toma Tubaína (una bebida gaseosa paulista)»

La falta de acuerdo para la liberación en el Sistema Único de Salud de la hidroxicloroquina y la cloroquina fue parte de las crisis que terminaron en la salida de la cartera sanitaria en menos de un mes de los ministros Luiz Mandetta y Nelson Teich. Ahora el Ministerio de Salud a cargo del general Eduardo Pazuello publicó un protocolo que permite la aplicación del medicamento en todos los pacientes con coronavirus.

En la noche del martes, al hablar con un periodista de un blog oficialista, Bolsonaro ironinzó sobre el uso del remedio, tras superarse la barrera de los 1.000 muertos por día. “El que es de derecha, toma cloroquina, el que es de izquierda, toma Tubaína», dijo haciendo referencia a una marca de gaseosas brasileña del interior del estado de San Pablo.

Con la cloroquina, ministro confirmado

El nuevo protocolo publicado por el Ministerio de Salud dice que el remedio puede usarse en caso que haya consenso entre paciente y médico. El paciente debe firmar un documento de compromiso en el que se admite que «no existe garantía de resultados positivos porque no hay estudios demostrando beneficios clínicos».

La hidroxicloroquina fue usada en Brasil en casos graves de covid-19 junto a otros remedios como el antibiótico azitromicina, pero distintos estudios alertan sobre la aparición de arritmias en algunos casos, lo que podría derivar en un paro cardíaco.

«Aún no existe comprobación científica, pero está siendo experimentada y usada en Brasil y en todo el mundo. De todas formas: estamos en guerra, en la que ‘peor que ser derrotado es la vergüenza de no haber luchado’. Dios bendiga a Brasil», escribió el mandatario en su cuenta de Twitter.

Tras la publicación del protocolo, el ministro Pazuello, que era el número dos de Salud y es un experto en logística, fue ratificado por Bolsonaro en el cargo que ocupaba interinamente.

«El ministro se quedará por mucho tiempo, no cambiaremos, es un buen gestor y tendrá un equipo de médicos abajo de él», dijo hoy Bolsonaro en un diálogo con trabajadores de limpieza transmitido por un canal de Youtube oficialista. De esta forma, 10 de los 23 ministros del gobierno son de origen militar.