Enfoque de género en la política social

Bolivia

Santa Cruz fue el lugar de encuentro de mujeres latinoamericanas que plantearon, entre otros puntos, la necesidad de que exista un enfoque de género en las políticas y los programas sociales. También se refirieron a que se debe atravesar un proceso de despatriarcalización y la descolonización. Si no hay cambio de mentalidad no se va a poder cambiar nada, expresaron.

Tiempos del Sur

Cambio (Bolivia)

“Este encuentro internacional que se desarrolla en Bolivia es fundamental, porque las mujeres tienen un rol importante para construir un nuevo mundo”, indicó Victoria Tauli-Corpuz, activista indígena que llegó desde Filipinas. Con estas palabras se inició el segundo eje temático “Desafíos de las mujeres para un Nuevo Orden Mundial”.

Esta mesa de trabajo tuvo entre sus expositoras también a Patricia Ochoa (Chile), Itandehui Santiago (México), Rebeca Eliany Madriz (Venezuela); y Teresa Morales, Leonilda Zurita y Amalia Cuaquira desde Bolivia.

Fue así que la Viceministra de Igualdad de Género y No Discriminación de Venezuela, Rebeca Eliany Madriz, apuntó que aunque todavía hay mucho por hacer en su país, ya se ha ganado varias luchas.

“Venezuela reconoce el derecho a la seguridad social de las amas de casa, en función de eso se desarrollan políticas públicas para erradicar el fenómeno de la extrema pobreza que tristemente en el mundo tiene rostro femenino”, explicó Madriz.

“Se debe impulsar el enfoque de género en las políticas y programas del gobierno nacional, traducir los compromisos monetarios en compromisos reales, asegurándose que las políticas y programas beneficien de manera equitativa a todas”

En este punto coincidió la ministra de Desarrollo Productivo del Estado Plurinacional de Bolivia, Teresa Morales, que se refirió a la obligatoriedad que hay a nivel regional para que las políticas públicas tengan presupuestos sensibles al género.

“Se debe impulsar el enfoque de género en las políticas y programas del gobierno nacional, traducir los compromisos monetarios en compromisos reales, asegurándose que las políticas y programas beneficien de manera equitativa a todas”, apuntó.

Todavía hay muchos pueblos latinoamericanos que siguen luchando

Por su parte, la representante del Movimiento de Mujeres Nuevas y asambleísta popular de pueblos de Oaxaca-México, Itandehui Santiago expuso que en su comunidad todavía se sigue preservando el sistema neoliberal, aún así compartió su experiencia de lucha.

“El 2006 nos enfrentamos bajo la consigna: ‘Los hombres aquí no mandan’ y  tomamos los medios de comunicación para romper los cercos informativos y también  luchamos con las opresiones desde el interior del Movimiento Popular. A nuestros compañeros les costaba trabajo reconocer la importancia de nuestra participación en la lucha”, comentó.

Asimismo, la dirigente de la Confederación de Mujeres Campesinas y Originarias “Bartolina Sisa”, Leonilda Zurita, compartió su experiencia de lucha e instó a las mujeres a que todo esto se debe realizar con unidad, conciencia y compromiso. “Nosotras peleamos en las calles, pero de las protestas nacieron las propuestas y hoy tenemos la revolución, la despatriarcalización y la descolonización impuesta en nuestro cerebros, porque si no hay cambio de mentalidad no vamos a poder cambiar nada”, sostuvo.

“Hoy tenemos la revolución, la despatriarcalización y la descolonización impuesta en nuestro cerebros, porque si no hay cambio de mentalidad no vamos a poder cambiar nada”

A su turno, la representante de Chile, Patricia Ochoa, destacó que compartiría una experiencia pero no académica ni institucional sino como militante feminista desde las calles en la época de Salvador Allende, recordó que ese espíritu sigue.

“Tenemos una mujer presidenta, a quien siempre le recordamos que debe gobernar escuchando a la calle, además hay un movimiento importante de estudiantes que piden un cambio estructural de la educación y la organización social de la comunidad es absolutamente relevante”, comentó.

Para finalizar, Madriz recordó que “nuestro deber no es solamente ir mas allá de la lógica capitalista, o derribar las bases de un estado burgués. Nuestro deber pasa precisamente por un proceso de descolonización y despatriarcalizacion no solo nuestra historia sino en los valores y culturas en que nos desarrollamos actualmente”.

 

Leer artículo aquí