Nuevos retos para el progresismo

Latinoamérica
Especial 

El III Encuentro Latinoamericano Progresista, que se está desarrollando en Ecuador, evidencia la arremetida de los grupos neoconservadores en América Latina. Los participantes develaron con sus intervenciones los mecanismos que emplean los poderes fácticos para recuperar sus espacios perdidos. La importancia de no retroceder en lo logrado. 

Editorial- El Telégrafo (Ecuador) 

Decenas de líderes y organizaciones políticas del mundo se reúnen en Quito. Y en las primeras intervenciones en las mesas de debate hay un elemento común: todo lo avanzado (en lo económico, social y político) en estas décadas no se puede ni debe perder. Es evidente que hay un momento tenso, por lo menos en América Latina, por la arremetida de algunos grupos neoconservadores y por lo que se ha denominado el ‘Nuevo Plan Cóndor’.

Pero más allá de eso hay dos asuntos de fondo: la paz es el valor y el capital más valioso, y sobre esa base hay que mejorar la democracia; y no se debe dejar pasar ninguna forma o modo de menoscabar el desarrollo político sobre la base de una supuesta recuperación del mercado y las libertades. El mundo vive una crisis política de las hegemonías tradicionales y, por lo mismo, es la ocasión propicia para desatar la mayor reflexión de lo que le conviene a nuestros pueblos para su bienestar pleno.

Por ejemplo, pensar con mucha solvencia política si un verdadero pacto ético puede articular a todas las fuerzas políticas para acabar con ese mal crónico llamado paraísos fiscales. 

Redacción- El Telégrafo (Ecuador) 

Bombardeo mediático, golpes de Estado parlamentarios, acoso económico, difamación de líderes democráticamente electos, uso de jueces, fiscales, estrellas de cine; utilización de periódicos, de noticieros, entre otros, son los mecanismos que emplean los poderes fácticos para tratar de recuperar sus espacios perdidos en la región. “Esa es una de las cosas que debemos tratar como izquierda”, afirmó el presidente Rafael Correa, durante la primera conferencia magistral del III Encuentro Latinoamericano Progresista (ELAP), que fue inaugurado ayer en Quito y en el que participan alrededor de 200 delegados de 90 partidos progresistas de varios países del mundo, además de organizaciones sociales.  

“Nuestro principal adversario político en estos años de revolución no han sido los partidos de derecha (entre todos no logran hacer uno), han sido los medios de comunicación, que se han convertido en descarados actores políticos en defensa del pasado”, subrayó el Mandatario.

Recordó que a partir de 1998, cuando triunfó Hugo Chávez como presidente de Venezuela, hubo una derrota de la derecha, al punto que a inicios de 2000, 8 de los 10 gobiernos latinoamericanos eran de la tendencia progresista, además de países centroamericanos como Nicaragua, Honduras, El Salvador y República Dominicana.

Por ello aseguró que la primera parte del siglo XXI “sin duda, ha sido la década ganada”, ya que los avances económicos, sociales y políticos no solo que son positivos, sino que son históricos.

» Bombardeo mediático, golpes de Estado parlamentarios, acoso económico, difamación de líderes democráticamente electos, uso de jueces, fiscales, estrellas de cine; utilización de periódicos, de noticieros, entre otros, son los mecanismos que emplean los poderes fácticos para tratar de recuperar sus espacios perdidos «

Durante su ponencia, que duró alrededor de 90 minutos y que se denominó ‘La izquierda y la economía en tiempos de cambio’, reiteró que está en marcha el denominado nuevo Plan Cóndor para desestabilizar a los gobiernos denominados progresistas, y que detrás están los poderes fácticos.

Por esta razón hizo extensiva su solidaridad a la expresidenta de Argentina, Cristina Fernández, de quien dijo es “víctima de la judicialización de la política”, y le ofreció “toda nuestra confianza, respeto y cariño”. Además se solidarizó con Dilma Rousseff y Lula da Silva.

Correa se quejó de ciertos “sectores retardatarios de las Fuerzas Armadas, que han atentado sin pudor contra la supremacía del poder civil”, en Ecuador. Además, pidió a la izquierda progresista que mejore su estrategia política. “Ya basta del anti: anticapitalismo, antiimperialismo, antitransnacional”. El Mandatario agregó: “eso a quién atrae, cómo vamos a atraer a los jóvenes”.

En materia económica, el Presidente de la República explicó la situación del país y los efectos de la caída de los precios del petróleo en el mercado internacional; la apreciación del dólar, entre otros desajustes que conformaron la que llamó “la tormenta perfecta”, y cómo el Gobierno la ha manejado.

“Gracias a las políticas públicas implementadas hemos logrado salir adelante”, dijo al señalar que, según cifras del Banco Central del Ecuador, entre 2007 y 2015 en el país se alcanzó un crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) del 3,9%, mientras que el crecimiento de la región fue del 2,9%. “Hoy tenemos un mejor país, con el mejor modelo exitoso de América Latina”.

ELAP se solidariza y condena

La secretaria ejecutiva de Alianza PAIS, Doris Soliz, se refirió a los problemas políticos registrados en Brasil, Argentina y Venezuela. “Lo que no consiguieron en las urnas, ahora lo quieren conseguir con golpes blandos, desacreditando a nuestros líderes, construyendo matrices de opinión, donde el criterio de las minorías se quiere hacer pasar por la opinión de las mayorías, usando el poder mediático y el poder económico y político sin ningún escrúpulo”, sostuvo.

La concentración de la riqueza crece más que la economía

A las 18:00, en Guayaquil, el expresidente uruguayo José Mujica dio una charla magistral en el teatro Centro Cívico. Su análisis fue sobre los gobiernos progresistas, evaluación y soluciones.

Indicó que el principal problema del continente, al que catalogó como el más injusto de la tierra, es la concentración de la riqueza en pocas manos. Ante un auditorio lleno, el político conocido como el presidente más pobre del mundo, mantuvo atento al auditorio.

» Mujica realizó una autocrítica a los partidos de izquierda e hizo un llamado. Pidió unidad a los grupos de esta tendencia ideológica. Rechazó categóricamente las alianzas de la izquierda con la extrema derecha. El uruguayo enfatizó que en la diversidad de la izquierda hay que aprender a valorar la unidad «

“La desigualdad es la amenaza más grande que tiene la democracia en el mundo”, dijo. Acusó a la concentración de dinero que obliga a los gobiernos a tener reservas, lo que significa una paralización de recursos. “O logramos a nivel planetario poner un freno o la humanidad puede vivir el ocaso de la democracia que hemos conocido”. Habló de las grandes fortunas y de la tasa de crecimiento del capital, que crece más rápido que la economía de los países. Dijo que los tratados solo han beneficiado a las corporaciones porque son sinónimo de sueldos bajos.

Mujica realizó una autocrítica a los partidos de izquierda e hizo un llamado. Pidió unidad a los grupos de esta tendencia ideológica. Rechazó categóricamente las alianzas de la izquierda con la extrema derecha. El uruguayo enfatizó que en la diversidad de la izquierda hay que aprender a valorar la unidad y no descartar hacer alianzas con el centro. Llamó a un cambio de cultura del pueblo, a mantenerse unidos.  

Para Mujica no es posible hacer socialismo a partir de la indigencia y la pobreza, por eso hay que fomentar el conocimiento.

Leer el editorial aquí 

Leer el artículo completo aquí