En México las madres marcharon por sus hijos desaparecidos

En el marco del Día de las Madres celebrado este domingo, grupos de mujeres realizaron pequeñas movilizaciones para exigir justicia por los miles de hijos ausentes. La ONU instó al gobierno de México a que las medidas por la pandemia de coronavirus no frenen la búsqueda de las más de 60.000 víctimas de desaparición forzada en el país.

A pesar de que las autoridades mexicanas exhortaron a la población a quedarse en casa en este Día de la Madre, grupos de mujeres desafiaron el confinamiento para exigir la búsqueda de sus hijos desaparecidos como lo hacen año.

“La pandemia que tenemos no es la peor, la peor es la de desaparecidos. ¿Cuántas personas han muerto por esta enfermedad y cuántos desaparecidos y feminicidios hay todos los días?“, expresó desde la manifestación Patricia, cuyo hijo forma parte desde 2011 de los más de 60.000 desaparecidos en México. “No me importa que no haya marcha, de todas formas iba a venir aquí a recordar, más que nada”, explicó por su parte Irma, cuyo hijo fue secuestrado en 2012.

En ciudades como la norteña Monterrey, desplegaron pancartas exigiendo la búsqueda de desaparecidos y en la víspera hubo una concentración en Guadalajara similar a la de la capital.

En agosto del año pasado, las autoridades mexicanas revelaron que en los últimos 13 años y medio se encontraron 4.974 cuerpos en 3.024 fosas clandestinas, la mayoría en los estados de Tamaulipas, Chihuahua, Guerrero, Sinaloa y Jalisco.

Mientras tanto, la ONU instó al gobierno a continuar con la búsqueda de personas con las medidas preventivas correspondientes ante la pandemia de coronavirus. Por ejemplo, pidió que se avance con la actualización del Registro Nacional de Datos de Personas Extraviadas o Desaparecidas.

También reclamó “respuestas coordinadas y efectivas” entre las autoridades federales y estatales, así como la puesta en marcha de la Ley General en Materia de Desaparición Forzada de Personas, el sistema nacional de búsqueda de personas y los mecanismos de identificación de cuerpos no reclamados.

“Las Naciones Unidas en México llaman a la sociedad mexicana a hacer eco de esta movilización acompañando a quienes cada día deben enfrentar obstáculos y riesgos en la búsqueda de sus seres queridos, de la justicia y de la verdad”, expresó en el comunicado del organismo a raíz del Día de la Madre.

Según la ONU, que citó datos oficiales del gobierno mexicano, el pasado enero México llevaba registradas 61.637 personas desaparecidas, la mayoría entre 2006 y 2019, además de 37.000 personas fallecidas pendientes de identificar.

El gobierno de Andrés López Obrador anunció en agosto de 2019 que dio luz verde al Comité de la ONU contra las Desapariciones Forzadas a participar en la búsqueda de mexicanos desaparecidos en una misión programada para el segundo semestre de 2020. Este gesto supone una diferencia significativa respecto al gobierno de Enrique Peña Nieto (2012-2018), quien rechazó en 2013 la visita del organismo.

Las desapariciones forzadas en México centraron la atención mundial en 2014 con la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, que según el gobierno de Peña Nieto fueron secuestrados y calcinados por el crimen organizado, algo desmentido por expertos forenses, por lo que el actual gobierno reabrió la investigación.