En el nombre del Padre

La intención de algunos medios argentinos por ubicar al gobierno de Cristina Fernández de Kirchner en una situación de caos extremo y en un aislacionismo total ha llevado a la invención y difusión de notas que son desmentidas hasta por fuentes de confianza del Papa Francisco. 

 

Miente, que algo quedará

Latinoamérica Piensa

“Fuerte revuelo por la reunión con el Papa” Francisco, titula hoy el diario La Nación en un artículo que en vez de retrocer sobre lo dicho, lo reafirma, lo endulza un poco y vuelve a incurrir en “errores” informativos.

El domingo, el columnista Joaquín Morales Solá, aseguró que “preocupado por la tensión en el país, el Papa llamó a un diálogo en el Vaticano”, cuya cita estaba pautada para el 19 de marzo y a la cual habían sido invitados empresarios, sindicalistas y funcionarios del gobierno con la finalidad de “garantizar la paz social”.

“Para desgracia de aquellos que apostaban de buena fe a la credibilidad indeleble de La Nación, queda cada vez más expuesta a la vista de sus propios lectores (algunos, sin duda estarán agradecidos por los sacrificios del matutino en la hoguera de los destituyentes) la ansiedad que demuestra el periodismo mitrista para que se acabe cuanto antes la pesadilla kirchnerista. A todo o nada. Y si tienen que involucrar al mismísimo Francisco en su cruzada, no lo dudarán”, comentó en una nota de opinión, del diario Tiempo Argentino, Gustavo Cirelli.

En efecto, muchos creyeron lo que leían. Entre ellos estaba la periodista Alicia Barrios, amiga de Jorge Bergoglio, quien en un diálogo radial contó que el Papa la había llamado para su cumpleaños. Barrios aprovechó la oportunidad para comunicarle a Francisco que iría a Roma para la fecha de la reunión. El Papa se manifestó, entonces, asombrado, le preguntó a qué se refería y luego le pidió que le leyera lo que decían los diarios, en este caso La Nación y Perfil.

“No, no, no”, iba repitiendo a la periodista. “Eso no es cierto. Es un disparate… “, relató Barrios sobre los comentarios del Papa, quien le pidió un momento y fue a revisar su agenda. “El 19 acá vienen (el presidente del Consejo general de Educación del Arzobispado de Buenos Aires) José María Del Corral y (el titular del sindicato Smata) Ricardo Pignanelli, pero es una reunión por la educación. Yo no tengo agendada una reunión de ningún otro tipo”, añadió.

El Papa siente “un enorme respeto” y “tiene una muy buena relación con la Presidente, mal que les pese”, contó Barrios.

“Queda cada vez más expuesta a la vista de sus propios 

lectores (algunos, sin duda estarán agradecidos por los 

sacrificios del matutino en la hoguera de los destituyentes) 

la ansiedad que demuestra el periodismo mitrista para que se 

acabe cuanto antes la pesadilla kirchnerista. A todo o nada”

El diario La Nación, en una nota de hoy de Mariano Obarrio, afirma que “la invitación a Roma, ratificada ayer a La Nación por los involucrados, fue elogiada por dirigentes políticos, mientras que algunos medios y redes sociales se hicieron eco de informaciones no confirmadas de que no había sido convocada por el Vaticano”.

Y también asegura que “el gobierno de Cristina Kirchner no se refirió públicamente a ese encuentro. Tampoco hubo repercusiones oficiales de la Iglesia en la Argentina ni del Vaticano. Alicia Barrios, una periodista del diario Crónica, difundió un supuesto diálogo suyo con el Papa en el que éste desmentía que hubiera convocado a ese encuentro”.

Lo cierto es que dirigentes sindicales presuntamente invitados negaron tal cosa y el jefe de gabinete argentino, Jorge Capitanich, manifestó preocupación porque “medios de prensa han expresado una supuesta cumbre con su santidad el Papa Francisco en el Vaticano. Su rotunda y contundente desmentida acrecienta aún más un problema de desconfianza y descrédito que padecen muchos medios de comunicación de la Argentina”.

En tanto, el sindicalista Gerardo Martínez reafirmó la desmentida, al señalar: “Me imagino la sorpresa de su Santidad, no sé cómo surgió la nota (de La Nación). Indudablemente aparecería como una operación de prensa. No sé cuáles son las razones o las motivaciones”.

Cirelli plantea que “a grandes rasgos, el resumen de la ensalada del neomitrismo sería algo así: “Ante una escenario imprevisible”, Francisco debe “garantizar la paz social” para que “no choquen los trenes”. Demasiado. ¿No?”.

“Cómo será de espeso el papelón que hasta Clarín salió a negar la versión de su socio. Cómo será de infame la mentira, que hasta el mismísimo representante de Dios en la tierra tuvo que desmentirlo”, remata Cirelli.

Leer artículo completo de Tiempo Argentino aquí

Leer artículo completo de Télam aquí

Leer artículo y escuchar audio de declaraciones de Alicia Barrios aquí

Leer artículo completo de La Nación aquí