La parte dura de la campaña

Brasil

Se inicia la parte más aguerrida de la disputa electoral, con miras a los comicios del 5 de octubre, dado que la campaña se traslada a los programas de TV y radio. Lula comenzará a robustecer la base de los votantes de Dilma Rousseff y a tratar de ganar más adeptos. En tanto, tras la muerte de Eduardo Campos, Marina Silva podría consolidarse como la candidata de la derecha. 

http://portaleliomar.opovo.com.br/

Redacción – Brasil 247 (Brasil)

Las campañas electorales de los candidatos a la presidencia de Brasil comenzarán este martes a emitir sus influyentes programas de radio y televisión, dentro del llamado horario gratuito y cuyo espacio se distribuye proporcionalmente según la representación política de las agrupaciones que integran las distintas alianzas.

El oficialista Partido de los Trabajadores (PT), que busca la reelección de la mandataria Dilma Rousseff, estrenará su programa elaborado por el gurú del marketing Joao Santana con una imagen del ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, quien llamará a votar por la jefa de Estado “sin miedo” y con confianza.

Lula dirá además que Dilma hará un segundo mandato “mejor”, usando como ejemplo su propia reelección del 2006, que permitió llevar a cabo un gobierno del que nadie en Brasil se arrepintió.

“Con el eslogan ‘Más cambio, más futuro’, el programa de TV del PT resaltará que el país pasó por la crisis internacional manteniendo empleos y la estabilidad, respondiendo así críticas de ‘pesimistas'”

El segundo mandato de Lula permitió al primer presidente de origen obrero de Brasil dejar la presidencia como el político más popular del país.

La coalición que respalda a la presidenta Dilma Rousseff tendrá el doble de tiempo en TV que la de su rival socialdemócrata Aécio Neves y la que encabeza del Partido Socialista Brasileño (PSB) juntos, con 11 minutos y 24 segundos.

Se espera que el PT no realice ataques a adversarios y también debe exhibir una declaración de Lula en homenaje a Eduardo Campos, quien murió la semana pasada en un accidente aéreo.

Con el eslogan “Más cambio, más futuro”, el programa de TV del PT resaltará que el país pasó por la crisis internacional manteniendo empleos y la estabilidad, respondiendo así críticas de “pesimistas”.

Brasil celebra elecciones presidenciales el 5 de octubre.

Redacción – Brasil 247 (Brasil)

El director general del Instituto Datafolha, Mauro Paulino, dijo en una entrevista en la noche del lunes en el programa “Roda Vida” de TV Cultura que la conmoción generada por la muerte del candidato presidencial Eduardo Campos tuvo un impacto reducido o casi nulo en el desempeño de Marina Silva (Partido Socialista Brasileño) en la reciente encuesta electoral.

En el primer sondeo publicado tras la tragedia que costó la vida a Campos, y que incluyó a Marina Silva como candidata a la presidencia por el PSB, la mandataria y candidata a la reelección Dilma Rousseff obtuvo 36% de las intenciones de voto, ante 21% de la ex senadora y ex ministra y 20% del senador socialdemócrata Aécio Neves.

“La elección aún está muy abierta”

En el sondeo anterior de Datafolha, un mes atrás, Dilma tenía 36% de las intención de voto, ante 22% de Aécio Neves y 8% de Campos.

“Creo que (el impacto de la muerte) fue muy poco, tal vez ninguno. Marina obtuvo un porcentaje muy parecido con el que ella obtuvo en el 2010 (18%) y próximo al que obtuvo en la encuesta anterior (27%, en abril de este año). La proporción de votos de Marina prácticamente no cambió, lo que nos lleva a creer que esto (21%) es un capital electoral que ella tiene”, dijo Paulino.

“La elección aún está muy abierta”, concluyó.

Emir Sader – Página 12 (Argentina)

La oposición ya sentía haber agotado su arsenal de instrumentos para intentar por lo menos ir a la segunda vuelta, con sus dos principales candidatos, sumando votos de candidatos chicos, haciendo manipulaciones de las encuestas, encadenando denuncias cada vez más grotescas en contra del gobierno. Un clima de desánimo se instauraba en la oposición, constatando que sus candidatos no levantaban vuelo para desafiar a Dilma Rousseff.

El accidente que llevó a la muerte a Eduardo Campos, candidato que había salido de la esfera del gobierno para sumarse a la oposición, plantea nuevas alternativas a la campaña. La perspectiva inmediata es que Marina da Silva, su vice, asumiera como candidata. Con más popularidad que Campos y con la posibilidad de movilizar a una parte de los que se declaran indecisos o definidos por votos nulos o en blanco o incluso por la abstención, ella podría cambiar el rumbo de la disputa.

La derecha, desanimada con el desempeño de sus candidatos –Aécio Neves y Eduardo Campos– y con la perspectiva de un triunfo de Dilma Rousseff en primera vuelta, se excitó con la posibilidad de un cambio en el escenario. Inmediatamente los medios –asumido por una dirigente de Folha de Sao Paulo en las elecciones de 2010 como “partido de la oposición”– se pusieron en campaña para que Marina sea la candidata.

Encuestas, declaraciones de familiares de Campos, descalificación de dirigentes del Partido Socialista al que pertenecía Campos fueron puestos en marcha para promover la candidatura de Marina. La derecha quiere que ella sea su tabla de salvación. Ya no importan las objeciones que tenían de ella, sea de criterios políticos, sea de idiosincrasias personales. Como siempre se han orientado en la campaña, se impone el criterio de “todos en contra de Dilma”.

“La víctima más grande puede ser Aécio Neves, ya atacado por los medios por sus debilidades, que puede dejar el segundo lugar en las encuestas para dar lugar a la polarización Dilma-Marina”

¿Cuáles son los eventuales obstáculos a una candidatura de Marina, si los medios, el “mercado”, etc., están a su favor, para por lo menos tratar de llevar la disputa hacia la segunda vuelta? Es que para el PSB no es fácil entregarle la candidatura y la herencia de Campos a ella sin garantías, dado que ella ya declaró que está de paso en el PSB, sólo porque no había logrado las firmas suficientes para registrar su partido y que enseguida después de las elecciones abandonará ese partido para seguir con la construcción del suyo. El PSB necesitaría garantías de parte de Marina, lo que podría expresarse en la opción por quién sería su candidato a vicepresidente.

Pero para Marina, conforme declaraciones de sus asesores, al contrario, es ella quien quiere pedir garantías al PSB de que tendrá la conducción real de la campaña. Esas diferencias, sumadas a la idiosincracia compleja de Marina, pueden llevar a desentendimientos e incluso a una decisión de ella de no candidatearse o, en medio de la campaña, renunciar.

Hoy por hoy, a la derecha no le importa nada no haber apoyado de entrada a Marina. Ni cómo gobernaría, con qué apoyos, etc. Basta dificultar la vida a Dilma Rou-sseff, llegar a la segunda vuelta. La derecha está dispuesta a abandonar a Aécio Neves y concentrar fuerzas en Marina con tal de conseguir ese objetivo.

Vendrán ahora encuestas que buscan aprovechar el clima de duelo por la muerte de Campos, para intentar inviabilizar cualquier alternativa que no sea la candidatura de Marina da Silva, buscando redistribuir los naipes del juego. En medio de esa campaña, comienza el día 19 el horario de campaña electoral en la TV, donde el gobierno dispone de mucho más tiempo que la oposición, tienen logros para mostrar y dispone del más grande elector, Lula, para consolidar su base y eventualmente ganar nuevos votantes, que podrían neutralizar los efectos de la nueva campaña de la derecha. En medio de eso, la víc
tima más grande puede ser Aécio Neves, ya atacado por los medios por sus debilidades, que puede dejar el segundo lugar en las encuestas para dar lugar a la polarización Dilma-Marina.

 

Leer primer artículo de Brasil 247 aquí

Leer segundo artículo de Brasil 247 aquí

Leer artículo de Página 12 aquí