Emotiva despedida al padre de la bossa nova

Centenares de brasileños despidieron a Joao Gilberto en el Theatro Municipal de Río de Janeiro, donde el padre de la bossa nova dio uno de sus últimos conciertos. El querido artista falleció el sábado a los 88 años. Sus admiradores fueron al teatro con instrumentos y ahí mismo, frente al cajón, interpretaron algunos de sus temas más populares. La emotiva despedida se dio en medio del aplauso constante.

Músicos profesionales y aficionados homenajearon al “maestro de maestros” en el teatro. Joao Gilberto encarnó, junto con el compositor Tom Jobim y el poeta Vinicius de Moraes, la revolución musical que nació en Brasil y se extendió por el mundo a fines de los años 50.

«Soy abogado, pero creo que la música está en la sangre de todos los brasileños. Somos todos un poco músicos, tenemos la samba en nuestras raíces y la bossa nova es una variante de la samba», sostuvo emocionado Igor Costa, de 29, que trabaja en un despacho del centro de Río.

Joao Gilberto vivió prácticamente recluso en su casa durante la última década, con pocos recursos y en medio de querellas familiares por su legado material.

La última vez que Gilberto se presentó en este escenario fue en 2008, para celebrar el 50 aniversario de la bossa nova. Ese mismo año dio su último concierto en Salvador, la capital del estado de Bahía, donde nació y vivió hasta los 18 años, cuando se mudó a Río.