Electricidad y agua turbia: prometen limpiar un río contaminado y a la vez generar energía

El Salvador construirá una planta generadora de energía eléctrica que utilizará las aguas y los desechos que arrastran las contaminadas aguas de un río que recorre 18 municipios del país. “Va a ser un proyecto en el cual se va a tratar casi el 90% de las aguas residuales que llegan al río Acelhuate”, indicó en un comunicado Daniel Álvarez, presidente de la estatal Comisión Ejecutiva Hidroeléctrica del Río Lempa (CEL).

Según Álvarez, la planta, valorada en 32 millones de dólares, tendrá una capacidad instalada de 5,2 megavatios, de los cuales 75% será generado por el biogás resultante del tratamiento de los desechos que contaminan el río.

El 25% restante será de generación hidroeléctrica, y contará también con paneles solares en la misma planta de tratamiento del río Acelhuate. La planta será construida en Ciudad del Delgado, al noreste de San Salvador.

Según el Ministerio de Medio Ambiente, la cuenca del río Acelhuate tiene una extensión de 1.072 km2 y recibe contaminación de aguas negras y vertidos industriales, principalmente de la capital.

Las aguas del río poseen elevados contenidos de materia fecal, además de hierro, arsénico, plomo, mercurio y zinc, según el ministerio. Álvarez señaló que el proceso de tratamiento permitirá devolver el agua limpia al río. 

Según el presidente de CEL, la planta energética podrá abastecer de energía a 21.000 hogares cuando esté operativa a finales de 2022, según las previsiones de la entidad.