Elecciones en Perú: escándalo en la Junta Electoral complica la proclamación del presidente

A la tensión por la demora de casi 20 días que acumula la proclamación del presidente electo en Perú, se sumó una crisis dentro de la Junta Electoral que puso en pausa todo el proceso. Un juez tuvo que renunciar acusado de impedir la confirmación de la victoria de Pedro Castillo, sumando más incertidumbre entre los peruanos.

La renuncia la presentó uno de los jueces del Jurado Nacional de Elecciones (JNE), Luis Arce, uno de los cuatro magistrados que deben resolver las apelaciones y actas de votación del balotaje del 6 de este mes. 

Como estos jueces legalmente no pueden renunciar mientras no finalice el presente proceso electoral, Arce usó la palabra “declinar” para no continuar con su labor. Su decisión complica aún más al JNE, cuando aparentemente faltan pocos días para proclamar al nuevo presidente de Perú.

Arce es investigado por la Junta Nacional de Justicia por el presunto delito de organización criminal en el caso Los Cuellos Blancos del Puerto, una red liderada por el exjuez supremo César Hinostroza, quien está sospechado de haber ayudado a Keiko Fujimori en sus procesos judiciales.

La asociación Abogados Democráticos del Perú ya había recusado a Arce por “conflicto de intereses, falta de transparencia y parcialización” a favor de FP.

Por qué la dimisión genera caos y frena la proclamación

“Las denuncias por un supuesto fraude, así como la falta de transparencia y ausencia de disposición por parte de (el presidente del JNE) Jorge Salas para hallar la verdad electoral, evidencian cuestionables intenciones de decidir el destino de nuestra nación sobreponiendo los formalismos sobre la justicia y la verdad electoral”, dice uno de los párrafos de la nota de renuncia de Arce.

El problema es que la virtual renuncia de Arce impidió al JNE continuar hoy con esa tarea, dado que la legislación establece que esas resoluciones deben ser votadas y firmadas por todos los jueces del tribunal.

Arce votó en disidencia con el resto de sus pares en prácticamente todos los casos de observaciones, impugnaciones y apelaciones de actas de votación que el JNE ya resolvió.

El tribunal inició ayer la última fase del proceso, con el análisis de los primeros 10 de los 202 pedidos de nulidad de actas presentados por los dos partidos participantes de la segunda vuelta y todos fueron denegados.

El problema es que la virtual renuncia de Arce impidió al JNE continuar hoy con esa tarea, dado que la legislación establece que esas resoluciones deben ser votadas y firmadas por todos los jueces del tribunal.

Por ese motivo, y tras analizar la carta de “declinación”, el JNE informó que resolvió esta mañana suspender a Arce como miembro pleno y pedir a la Junta de Fiscales Supremos del Ministerio Público que designe “con suma urgencia” un representante para completar de manera provisional el tribunal.

Esto, porque la Constitución establece que uno de los cinco jueces del JNE debe ser designado por la Junta de Fiscales Supremos y Arce era precisamente el representante del Ministerio Público en el tribunal.

En contexto

La inusual dimisión en medio de un proceso electoral y los términos de la carta de Arce profundizaron la tensión existente por la falta de proclamación del presidente electo a 18 días del balotaje.

El maestro rural Pedro Castillo, del partido Perú Libre (PL), venció a la populista de derecha Keiko Fujimori, de Fuerza Popular (FP), por 44.240 votos entre más de 17,6 millones de sufragios válidos (50,125% a 49,875%), según el escrutinio de la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE), pero para ser proclamado es preciso que el JNE concluya la revisión de los recursos.

Qué dijeron la Corte Suprema y la OEA al respecto

La Corte Suprema de Justicia dijo en un comunicado que Arce formuló “consideraciones jurídicas inaceptables y acusaciones sin fundamento contra diversas altas autoridades públicas” y deploró “las expresiones contrarias a la realidad” acerca de “una presunta concertación institucional para afectar el proceso electoral”.

La misión de la OEA no se pronunció sobre la eventual auditoría internacional pero calificó de “insólita” la declinación de Arce, reiteró que la actuación de las autoridades electorales “se ha apegado a la normativa vigente” y reclamó “responsabilidad y serenidad”

Por su parte, la presidenta del Poder Judicial, Elvia Barrios, indicó a la radio Exitosa que “es lamentable que el señor Arce haya escrito una carta con afirmaciones inexactas”, advirtió que “si señala que hay un proceso de fraude, tendrá que acreditarlo y señalar los motivos que lo llevan a decir esa afirmación”, y rechazó que hubiera algo “orquestado” o “previamente coordinado” para manipular la voluntad de los ciudadanos en los comicios.

El último fin de semana, al presentar su informe preliminar, la Misión de Observación Electoral de la OEA -lo mismo que las de otros cuatro organismos internacionales- destacaron la transparencia y la imparcialidad del JNE y la ONPE.

Hoy, en un comunicado, la misión de la OEA no se pronunció sobre la eventual auditoría internacional pero calificó de “insólita” la declinación de Arce, reiteró que la actuación de las autoridades electorales “se ha apegado a la normativa vigente” y reclamó “responsabilidad y serenidad” a los actores políticos y a la ciudadanía.