Elecciones en Perú: el álgido debate entre Pedro Castillo y Keiko Fujimori en la recta final

Los candidatos presidenciales peruanos Pedro Castillo, del progresista Perú Libre, y Keiko Fujimori, del derechista Fuerza Popular midieron sus propuestas e intercambiaron dardos durante el debate de tres horas celebrado anoche en la ciudad de Arequipa de cara a la segunda vuelta prevista para el próximo domingo.

Ambos candidatos, que obtuvieron las votaciones más altas de los comicios realizados el pasado 11 de abril presentaron sus plataformas en seis bloques: Perú del Bicentenario; salud y manejo de la pandemia; economía y promoción del empleo; educación, ciencia e innovación; lucha contra la corrupción e integridad pública y derechos humanos, políticas sociales y atención a poblaciones vulnerables.

En línea con toda la campaña. Castillo reiteró que su Gobierno será inclusivo y privilegiará políticas para mejorar la educación y la salud, que -prometió- dejarán de ser “un privilegio” para convertirse en un derecho real, además de prometer más puestos de trabajo y que la inversión privada será bienvenida.

Por su parte, la candidata fujimorista mencionó que se entregaría un bono de 10 mil soles (38,50 dólares) para aquellos que perdieron un familiar a causa de la Covid-19, además de reforzar los programas sociales y métodos preventivos para luchar contra la pandemia.

El momento más tenso del debate se vivió cuando Fujimori mostró una piedra que fue lanzada contra su comitiva el pasado sábado en Arequipa que dejó siete heridos y al menos cinco detenidos.

“Usted (Castillo) está acostumbrado a tirar piedras. Esta es una de las piedras que tiraron a nuestra caravana”, dijo

Castillo devolvió el guante y fustigó a su adversaria afirmando que en Perú la corrupción “es sinónimo de fujimorismo” y dijo que debería pedir perdón a las miles de mujeres pobres que fueron sometidas a esterilizaciones forzadas durante el Gobierno de su padre, el expresidente Alberto Fujimori (1990-2000).

“Me gustaría que mi contrincante pida perdón, por primera vez en la historia, a las mujeres que fueron esterilizadas”, indicó el abanderado izquierdista luego de que Keiko le pidiera más respeto hacia las mujeres.

“Esto se está investigando y será el Poder Judicial quien finalmente determine si hubiese alguna responsabilidad individual”, replicó Keiko al insistir en que en el caso de las esterilizaciones no hubo una “política de Estado”.

Unas 270.000 peruanas pobres, muchas de ellas indígenas que no dominaban el español, fueron sometidas a cirugías de ligadura de las trompas de Falopio, como parte del Programa Nacional de Salud Reproductiva y Planificación Familiar que se llevó a cabo en los últimos cuatro años de Alberto Fujimori en el poder.

La causa, iniciada hace más de dos décadas y reabierta recientemente, tiene a 2.074 víctimas demandantes y entre los inculpados está el expresidente, tres exministros de Salud y otros exfuncionarios.

El debate organizado por el Jurado Nacional de Elecciones (JNE), se realizó en un salón de la Universidad Nacional San Agustín en la ciudad andina de Arequipa.

“Vengo con las manos limpias, soy un hombre de trabajo, un hombre de fe, un hombre de esperanza. Mentira es lo que dicen que te vamos a quitar tu bodega, que te vamos a quitar tu casa, tu propiedad”, dijo Castillo.

“Vengo a proponer un cambio, un cambio con esperanza, un cambio hacia adelante”, expresó por su lado Keiko, quien insistió en acusar a su rival de azuzar la violencia en la campaña electoral.

Ambos ingresaron al salón acompañados por miembros de sus equipos técnicos. Ella vestía una saco blanco y él su tradicional sombrero de copa alta típico de su natal Cajamarca (norte) y una casaca blanca con la palabra Perú.

La última encuesta publicada este domingo sitúa al candidato de izquierda, Castillo con un 51,1% de intención de voto, muy cerca de Fujimori, que se sitúa en un 48,9%.

Otro sondeo, realizado por Ipsos y publicado también ayer en el diario El Comercio, registra que Castillo tiene 42% de la intención de voto, mientras Keiko Fujimori 40%.

El próximo presidente debe asumir el poder el 28 de julio en sustitución del mandatario interino, Francisco Sagasti.

El maestro de escuela rural y la hija del encarcelado expresidente Alberto Fujimori encabezaron, con el 18,92% y el 13,40% de los votos respectivamente, la primera vuelta, que contó con un récord de 18 candidatos.