Elecciones en Perú: a una semana del balotaje todavía no hay un resultado oficial

Se cumple una semana desde el balotaje en Perú sin que las autoridades electorales comunicaran el resultado oficial, por lo que crece la incertidumbre y la inquietud entre los simpatizantes de los dos candidatos a presidente. Mientras continúa la revisión de las últimas actas Pedro Castillo aventaja a Keiko Fujimori por más de 49.000 votos (50,14% a 49,86%).

Solo resta que el Jurado Nacional de Elecciones (JNE) se expida acerca de las actas de 56 mesas, que fueron impugnadas u observadas.

Pese a las denuncias de Fujimori de “fraude bajo la mesa”, la Misión de Observación Electoral de la Organización de Estados Americanos (OEA) consideró los comicios limpios y sin “graves irregularidades”.

Perú, que tuvo tres presidentes en 2020 y cuatro en lo que va del actual período de gobierno, sufre la incertidumbre, mientras Fujimori moviliza a sus seguidores a las calles para denunciar “fraude” y “hechos muy graves” en la votación y el escrutinio.

Castillo, en tanto, volvió a pedir a sus simpatizantes “paciencia” y “serenidad”, al tiempo que instó a “no caer en la provocación, ya que estamos en un momento crítico”.

El JNE está bajo presión de los partidarios de ambos candidatos, que diariamente se manifiestan afuera de su sede en el centro de Lima. Solo una vez que ese organismo resuelva las actas pendientes, la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) podrá contabilizar los votos allí contenidos y proclamar al ganador del balotaje.

Anoche, Fujimori participó en un acto con miles de seguidores en la plaza Grau de Lima, donde repitió sus denuncias de fraude. “Estamos aquí para que se respete nuestro voto, para que se analicen las actas, queremos una elección transparente”, dijo la candidata de 46 años, quien deberá ir a juicio por supuesto lavado de dinero si pierde el balotaje.

Un fiscal anticorrupción pidió la semana pasada prisión preventiva para ella, por infringir las reglas de su libertad condicional por el caso de aportes ilegales del gigante de la construcción brasileño Odebrecht. La solicitud fiscal elevó la tensión en medio del lento escrutinio.

Toda la tensión generada tras el balotaje se suma a los estragos que causa la pandemia, que deja 188.000 muertos en el país con la mayor tasa de mortalidad por coronavirus.