Elecciones en Bolivia: Evo Morales ganó con lo justo para evitar la segunda vuelta

El presidente Evo Morales se impuso en las elecciones de este domingo en Bolivia con el 46,86% de los votos. En medio de controversias por el recuento oficial de votos, el actual presidente y dirigente del Movimiento al Socialismo (MAS) alcanzó a conseguir los diez puntos de diferencia con el segundo puesto, necesarios para no disputar la segunda vuelta. El opositor Carlos Mesa, que obtuvo el 36,73% de los votos, denunció «manipulación» de los resultados.

En un escenario de polarización, el balotage se habría convertido en una suerte de referéndum para Evo Morales, que confirma su cuarta reelección. El presidente boliviano reivindicó su victoria en las urnas.

«El pueblo boliviano se ha impuesto para continuar con el proceso de cambio», celebró el mandatario en la casona presidencial en la Plaza de Armas, en La Paz, donde destacó su nuevo triunfo de votos.

Según la ley boliviana, un candidato gana en primera vuelta si supera el 50% más uno de los votos u obtiene el 40%, con 10 puntos de diferencia sobre el segundo.

Mesa, en horas previas, afirmó que «a partir de este momento, Bolivia tendrá que escoger entre dos opciones para la presidencia del país, el país conoce perfectamente cuál es el camino de la construcción democrática».

«Esa será una elección en la que se juega el destino de Bolivia», señaló el opositor, tras conocerse el 84% de actas escrutadas, entregadas por la presidenta del Tribunal Supremo Electoral (TSE), María Eugenia Choque.

A pesar de la polarización, la jornada electoral concluyó en calma. El principal fuerte del presidente Evo Morales, que ganó todas sus elecciones anteriores en primera vuelta, fueron sus logros económicos y sociales. Con los que logró ratificar su gestión en las urnas.

Pero esta vez el dirigente indígena enfrentó acusaciones de corrupción y fue señalado por los sectores más críticos de tomar un matiz autoritario. Por primera vez no estaba cantada una victoria abrumadora suya en primera vuelta.

Morales hizo campaña sobre su éxito económico, al mantener un alto crecimiento, una fuerte reducción de la pobreza y un nivel récord de reservas internacionales, que convirtió a Bolivia en uno de los países con la mejor tasa de crecimiento de la región.

Pero los enormes incendios que devastaron un área casi del tamaño de Suiza en agosto y septiembre provocaron la indignación de los pueblos indígenas que acusan a Morales de haber sacrificado la Pachamama (Madre Tierra en quechua), para extender la frontera agrícola y aumentar la producción de carne destinada a China.