El vice de Bolsonaro, Hamilton Mourao, desafió al actor Leonardo DiCaprio

El vicepresidente de Brasil, general retirado Hamilton Mourao, cruzó duramente  al actor estadounidense Leonardo DiCaprio, un crítico de la política ambiental del presidente Jair Bolsonaro, y lo desafió a caminar juntos durante ocho por horas por la selva amazónica. “Aprenderá que la Amazonia no es un llano y entonces comprenderá mejor cómo funcionan las cosas en esta inmensa región”, afirmó Mourao, tras negar la responsabilidad del Gobierno en los incendios que ponen en vilo al pulmón del planeta. 

El actor de “Titanic” y “Lobo de Wall Street” acusó a Bolsonaro de “dudar públicamente de la gravedad” de los focos en la selva amazónica, de la cual Brasil posee el 60 por ciento.

“El presidente de Brasil Jair Bolsonaro está bajo presión internacional para controlar las quemadas, pero en el pasado él ha puesto en duda la seriedad de los incendios afirmando que sus oponentes y los indígenas son los responsables”, escribió DiCaprio. 

La respuesta del gobierno de Bolsonaro, quien protagonizó el año pasado escandalosos intercambios con líderes mundiales como Emmanuel Macron, no tardó en llegar. 

“Me gustaría invitar a nuestro reciente crítico, el actor Leonaro DiCaprio, a venir a Sao Gabriel da Cachoeira (extremo oeste de Brasil) para hacer una marcha de ocho horas por la selva. El aprenderá, por cada pendiente que tenga que pasar, que la Amazonia no es una planicie y entendería mejor cómo funcionan las cosas“, dijo Mourao, al participar en una reunión de la Confederación Nacional de la Industria (CNI) sobre desarrollo sostenible en la Amazonía.

En ese encuentro, Mourao, también presidente del Consejo Nacional de la Amazonia Legal, insistió en que “la selva no está en llamas”.  “Hay quemadas en la región humanizada de la Amazonía, la selva no está en llamas. Pero la imagen que es enviada al país y a la comunidad internacional es que hay fuego en la selva”, dijo el general retirado.

La situación en el Amazonas 

El Instituto Nacional de Pesquisa Espacial (INPE) informó que la deforestación aumentó 34,5 por ciento en los últimos 12 meses. De los más de 9.000 km2 deforestados en los últimos doce meses, un 11% afectó a unidades de conservación ambiental y a reservas indígenas. Especialistas advirtieron una “calamidad sanitaria” por el brutal aumento de quemas.

Los ambientalistas recuerdan que en la selva prácticamente no hay combustión espontánea y que los incendios están vinculados al imparable avance de la deforestación.

Un fenómeno que afecta principalmente a las tierras públicas, a los asentamientos rurales y a las propiedades privadas y que, según las oenegés, se ve estimulado por el apoyo de Bolsonaro a la apertura del Amazonas las actividades extractivas y agropecuarias.

Las oenegés atribuyen el auge de la deforestación en gran parte al desmantelamiento de los organismos de control, como el IBAMA y el ICMBIO.