El verdadero nombre de la ciudadela inca Machu Picchu sería Huayna Picchu 

Nuevos documentos que se remontan al siglo XVI probarían que el nombre adjudicado hace más de un siglo a la ciudadela inca sería incorrecto. De acuerdo a la investigación científica presentada por investigadores peruanos y estadounidenses, el sitio fue bautizado erróneamente como Machu Picchu por Hiram Bingham, el explorador estadounidense que la hizo pública en julio de 1911. 

Bingham nombró Machu Picchu a la ciudadela con base en el relato oral de los guías que lo condujeron al lugar, no ateniéndose a documentos históricos. Sin embargo, los investigadores aseguran que el explorador estadounidense no tuvo acceso a documentos de los siglos XIX, XVII y XVI donde figuran los nombres de Huayna Picchu y Machu Picchu, por separado.

«Cuando llega Hiram Bingham en 1911 al sitio, hay dos espacios con mucha claridad: el espacio de Huayna Picchu y el de Macchu Picchu», dijo el historiador peruano Donato Amado Gonzáles, coautor de la investigación junto al arqueólogo Brian S. Bauer de la Universidad de Illinois Chicago (UIC), en Estados Unidos. El trabajo académico fue publicado en la revista «Ñawpa Pacha: Journal of Andean Archaeology».

Machu Picchu o Huayna Picchu 

«Entre 1539 y 1572 aparecen dos términos en documentos con el nombre Picchu y en 1587 Huayna Picchu aparece por primera vez identificado como pueblo», indicó Donato Amado. De acuerdo al experto, «En 1783 aparece Machu Picchu mencionado por vez primera en documentos jurídicos como linderos de un pueblo». 

Hiram Bingham (1875-1956), a quien algunos imaginan como una suerte de Indiana Jones de la época y que luego hizo carrera como político en su país, no parecía muy seguro del nombre real de Machu Picchu. 

Según Donato, Bingham decía «en 1922 que algún día aparecerán documentos del siglo XVI, XVII y XVIII que podrán dar nueva información sobre la existencia de estas ruinas».

El sitio arqueológico considerado patrimonio de la humanidad por la Unesco desde 1983 suma de esta manera un nuevo misterio con lo que parece perfilarse como una polémica.   

Machu Picchu (Montaña Vieja en quechua, la lengua de los incas) es la joya del turismo peruano y fue elegida en 2007 como una de las siete maravillas del mundo moderno en una encuesta mundial en internet.

En ese sentido, Amado no es de la idea de cambiar en lo sucesivo el nombre de la ciudadela, entre otras razones, porque «toda la documentación para inscribir a Machu Picchu como patrimonio mundial figura con ese nombre».