El vaciamiento del Estado

Argentina
Jorge Rachid

La política de despidos del régimen macrista apunta en varias direcciones: en lo macro económico a bajar el déficit fiscal; eliminar todos los organismos de control y regulación de la administración pública; flexibilización laboral; y tercerización de servicios, privatizando responsabilidades primarias del gobierno. En resumen, se abre paso al tsunami neoliberal.

Marcha de estatales contra los despidos - Foto: ES Fotografía

Jorge Rachid* – Latinoamérica Piensa

El gobierno avanza a pleno en su estrategia de endeudamiento arreglando con los Fondos Buitre, ofreciendo a bonistas italianos que están dentro de esos fondos, pagos que incluyen el total de los intereses y sólo una quita del 30% del capital. El propósito es ordenar la macro economía, aunque esto conlleve un disparo en los pies a las economías familiares.

“No quiero que me avalen afuera y digan que soy un hijo de puta en mi país”, respondió alguna vez el General Perón al embajador Braden, cuando este le dijo que podría ser el hombre más popular en EEUU, si aceptaba sus planteos. Sin duda, Macri quiere que lo aplaudan allá.

” Un panorama sombrío se abre en la Argentina para los próximos tiempos, retomando las viejas recetas del ajuste del FMI y del Banco Mundial, limitando los programas económicos y sociales, ahora destinados a fortalecer los servicios privados para apropiarse del ahorro interno genuino, y condicionando las decisiones políticas soberanas “

Así lo revelan las ansias por pagar a los fondos buitre de cualquier manera, con un revoleo de papeles que les permita abrir nuestro país nuevamente al endeudamiento. En el caso forzado de los U$D 5.000 millones provenientes de bancos privados, son garantizados por Bonar en pesos por valor de U$D10.000 millones, una deuda intraestatal en pesos que convertida a dólares y en deuda externa, con los tribunales de Nueva York como árbitro.

Si esa es la mecánica, un panorama sombrío se abre en la Argentina para los próximos tiempos, retomando las viejas recetas del ajuste del FMI y del Banco Mundial, limitando los programas económicos y sociales, ahora destinados a fortalecer los servicios privados para apropiarse del ahorro interno genuino, y condicionando las decisiones políticas soberanas, que serán sometidas a los dictados de los organismos financieros multilaterales de crédito, arietes de la dominación imperialista.

Canciller de las corporaciones mundiales

En este marco se inscribe la designación de la canciller Susana Malcorra, sin antecedentes en la diplomacia local, y puesta en el cargo desde EEUU. Desde hace 12 años la funcionaria maneja el mayor presupuesto de Naciones Unidas, con el respaldo de organismos que no son nuestros, avalada y apoyada por sectores que desconocemos y que manejan un poder global omnímodo.

Desde el ámbito que ocupaba Malcorra se conducen miles de barcos y aviones, y alrededor de 100 mil personas, en un ejercicio abastecido a zanahoria y látigo, en favor de los países que hacen bien los deberes y castigando a los díscolos de los dictados de los más poderosos. Los mismos que la pusieron allí, la pusieron acá y no son argentinos. No es casual que ahora el nombre de Malcorra suene para suceder al secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, de quien fue de hecho jefa de gabinete hasta que Macri la convocó para integrar su gabinete.

Despidos y flexibilización laboral 

Se encendió el conflicto social, con el gremio bancario al frente, por el despido de trabajadores del Banco Central. El sindicato denunció el desmantelamiento de todos los sectores del sistema financiero madre de la Argentina, de los mecanismos de control y de delitos que se investigaban desde direcciones que no existen más. Política de despidos y al mismo tiempo de vaciamiento de regulaciones y directivas a bancos y financieras.

La CTA inició un Plan de Movilización Nacional contra los despidos, en especial en los gremios estatales, aunque también en la actividad privada. En el caso de la UOCRA, llegan a los 20 mil aunque por las particularidades de su trabajo y la libreta de fondo de desempleo todavía no se notan. La mayoría obedece a la suspensión de obras públicas en ejecución previas a Macri. El presidente se muestra inaugurando caminos, que se hicieron por más de 10.000 kilómetros durante la gestión anterior, y que entonces le sirvieron para las críticas porque no estaban terminadas. Ahora volvió a fojas cero.

” La CTA inició un Plan de Movilización Nacional contra los despidos, en especial en los gremios estatales, aunque también en la actividad privada. En el caso de la UOCRA, llegan a los 20 mil aunque por las particularidades de su trabajo y la libreta de fondo de desempleo todavía no se notan. La mayoría obedece a la suspensión de obras públicas “

Estas primeras movilizaciones de trabajadores ponen al descubierto a los sectores dispuestos a acompañar la política de despidos del gobierno, destinada a deteriorar el marco laboral legal vigente, para generar una masa de desocupados que presione a la baja de salarios, la precarización y flexibilización laboral. En particular cuando el titular de la CGT plantea que deben salir a protestar los gremios afectados, como si esa instancia pudiera ser testigo de la historia, ante el desmantelamiento de la cultura del trabajo producto de la oleada neoliberal.

La política de despidos está dirigida a en varias direcciones. La primera, desde el punto de vista macro económico, a bajar el déficit fiscal, presentado dramáticamente. La segunda, eliminar de la administración pública todos los organismos de control y regulación del Estado. La tercera, propender a la flexibilización laboral, que recuerda el caso de la Banelco. La cuarta, dejar espacio para la tercerización de servicios, desviando recursos a través de la privatización de responsabilidades del Estado, un verdadero negocio espurio.

Ñoquis para el tsunami neoliberal

El discurso unificado de la primera plana macrista, intentando instalar la idea que los despedidos son “ñoquis” que no trabajan, ha instalado en la opinión pública la justificación de esas medidas. A ningún argentino que se esfuerza y trabaja le gustan aquellos vivos que cobran sin cumplir tareas, pero este supuesto manto protector se está destapando en toda su magnitud, cuando son despedidos técnicos, profesionales, investigadores, anulando los avances científicos y tecnológicos obtenidos en los últimos años.

Se revelan las verdaderas intenciones cuando, como en el caso del Plan ARSAT se entablan conversaciones con los franceses para convertirlo en una empresa mixta. Lo mismo ocurre con los despedidos que producen radares, vagones Tolva Granero, portacontenedores  y astilleros, que eran trabajo argentino recuperado, después del tsunami neoliberal de los 90.

Ataque a los cooperativistas jujeños

El gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, exigió el levantamiento del acampe para liberar a Milagro Sala, está dejando al descubierto la manipulación de la justicia jujeña con fines políticos, en una de las maniobras mas vergonzosas y a la vista del mundo entero. Los supuestos defensores de las instituciones no dudan en arrasar con ellas, modificando drásticamente el Tribunal Superior de Justicia, sin diálogo, ni consultas, aumentando sus miembros con militantes propios, que después de votar la modificación de su composición, al
rato estaban jurando como nuevos miembros “impolutos e independientes”.

Detrás del encarcelamiento de Milagro está el drama de más de 66 mil cooperativistas que trabajan en la construcción de viviendas, quienes abruptamente han visto cortados sus ingresos. El gobernador Morales se negó sistemáticamente a recibirlos, lo cual originó el acampe, luego la represión y el encarcelamiento, una metodología que rememoran las peores épocas, las más oscuras y dramáticas de la historia argentina.

Revolución de la Alegría y la Represión

La Revolución de la Alegría que se pretende instalar en Argentina compite con el compromiso militante del movimiento nacional para encarar esta nueva etapa de lucha por la preservación de los derechos sociales obtenidos en los últimos 12 años. La defensa irrestricta de la cultura del trabajo, con paritarias libres, que garantiza la seguridad social, ya que sin trabajo no hay seguridad social ni leyes que protejan la dignidad de los trabajadores. Además del resguardo del salario, afectado por la presión que puede ejercer una tasa alta de desempleo.

Los despidos y la represión no salen en los diarios pero son cuestiones cotidianas. Los medios hegemónicos ignoran esta realidad, cuando nos llenaron la cabeza de malas noticias durante años, con mentiras cotidianas en las tapas, corrupciones inventadas, cuentas secretas que no existían, encubrimientos que no eran tales, y asesinatos que eran suicidios, como en el caso del fiscal Nisman.

” La Revolución de la Alegría que se pretende instalar en Argentina compite con el compromiso militante del movimiento nacional para encarar esta nueva etapa de lucha por la preservación de los derechos sociales obtenidos en los últimos 12 años. La defensa irrestricta de la cultura del trabajo, con paritarias libres, que garantiza la seguridad social “

Como Alicia en el país de las maravillas, de pronto todo anda bien, no hay grandes conflictos, no hay sangre que tiña los titulares por días, no hay zócalos en los noticieros como misiles apuntando a un gobierno, que había limitado la voracidad del capitalismo salvaje, principal motivo del ataque.

El Estado se retira de sus responsabilidades primarias y aumenta su presencia en el control social a través del ministerio de Seguridad, intentando convertir a la ministra Patricia Bullrich y al secretario Eugenio Burzaco, en una especie de nuevos Rambos, heroicos cruzados en la lucha contra el crimen organizado. Pero tratando de dar una imagen que no es tal, la película de termina de manera patética, cuando las fuerzas policiales balean a unos chicos de una murga, en un barrio pobre de Buenos Aires.

*Médico, escritor y periodista.