El Supremo Tribunal determinará el mes que viene si libera a Lula

El Supremo Tribunal Federal de Brasil definirá en septiembre, a un mes de las elecciones, si le concede la libertad al ex presidente Lula Da Silva. A pesar de que hace cuatro meses rechazó esa posibilidad, ahora la corte aceptó discutir un recurso de apelación presentado por su defensa en junio.

Después de que la corte negara en abril la libertad preventiva del expresidente brasileño en una causa sin sentencia firme, el juez del STF Edson Fachin autorizó que el recurso sea analizado virtualmente por los once magistrados de la máxima corte del país entre el 7 y el 13 de septiembre. La apelación presentada por los abogados defensores del ex presidente señala que en la decisión del Supremo de abril no quedó claro si la pena contra condenados en segunda instancia debe ser aplicada de forma automática o si necesita ser justificada en cada caso.

El 5 de abril, dos días antes de que Lula fuera encarcelado en la prisión de Curitiba, el tribunal negó por seis votos contra cinco el habeas corpus que podría haber librado al exmandatario. En su ajustada votación, el Supremo confirmó una jurisprudencia dictada por la propia corte y que señala que una sentencia ratificada en segunda instancia permite el inicio de la ejecución de la pena. La defensa apeló esa medida por considerar que los argumentos no eran válidos y ahora ese recurso será revisado en septiembre mediante una votación electrónica.

Lula fue condenado en segunda instancia a 12 años y 1 mes de prisión por corrupción pasiva y lavado de dinero, después de que la justicia estableciera que recibió un apartamento en un balneario de Sao Paulo a cambio de favores a la constructora OAS. El juez Sergio Moro que lleva la causa nunca pudo probar ese vínculo. No obstante, Lula está en prisión desde el pasado 7 de abril en una celda situada en la sede de la Policía Federal de Curitiba (sur), centro de las investigaciones del escándalo de la Lava Jato.

Mientras tanto, la campaña electoral de Brasil está en su punto más álgido y el ex presidente lidera las encuestas como principal candidato a ocupar el Palacio de Planalto. Lula acapara el 40 por ciento de intención de voto el doble que el segundo colocado, el candidato de ultraderecha Jair Bolsonaro.