El Senado chileno citó al ministro señalado por los crímenes de Colonia Dignidad

La Comisión de Derechos Humanos del Senado de Chile citó al ministro de Justicia, Hernán Larraín, luego de que un informe emitido en la televisión alemana lo denunciara como “un obstáculo” para la investigación del caso de Colonia Dignidad, un centro de detención y torturas que funcionó durante la dictadura de Augusto Pinochet.

El presidente de la comisión, Alejandro Navarro, informó que también llamó al ministro del Interior, Gonzalo Blumel, y a la subsecretaria de Derechos Humanos, Lorena Recabarren. Explicó que la convocatoria se funda en la necesidad de ofrecer “verdad y justicia” sobre los sucesos ocurridos en la comuna Linares, en la región del Maule (a 310 kilómetros al sur de Santiago) hace más de 40 años.

Navarro anunció que Larraín, Recabarren y Blumel deberán presentarse en marzo ante el Senado, tras el receso legislativo que está en curso. “Vamos a iniciar un proceso que permita aclarar a Chile y a Alemania si existe la voluntad política hoy en el gobierno para buscar la verdad sobre Colonia Dignidad, que es una herida abierta en el alma nacional en materia de derechos humanos”, indicó.

Según el senador, “en Alemania se ha buscado la verdad, y en Chile se la ha ocultado; es más, en Alemania se ha condenado a Colonia Dignidad, y en Chile hay quienes la han defendido, aquí hay un manto de impunidad que es necesario develar”, sostuvo.

La decisión fue celebrada por las agrupaciones de Familiares de Detenidos Desaparecidos y Ejecutados políticos de la Región del Maule, que a través de su coordinadora, Myrna Troncoso, realizaron una declaración pública en la que acusan a Larraín de no ser garante de los derechos de los afectados y sus familiares.

“Desde que asumió en la cartera de Justicia no ha habido ningún impulso concreto, más que respuestas lentas y burocráticas a los esfuerzos e iniciativas del gobierno de Alemania, que en 2017 logró que se firmara un memorándum de entendimiento sobre la creación de una comisión mixta para abordar la memoria histórica de Colonia Dignidad y de la integración de las víctimas a la sociedad”, dice la nota.

Larraín negó las acusaciones en un comunicado en el que argumenta su cooperación en la investigación con la creación de la comisión mixta chileno-alemana que trabaja desde mediados del año pasado.

La Colonia Dignidad fue creada en la década de los 70 y fue utilizada como centro de torturas por parte de la dictadura de Pinochet (1973-90), aunque el centro siguió funcionando hasta 1991.

Su fundador fue el pederasta y exsuboficial nazi Paul Schäfer, a quien se le adjudicó una serie de denuncias por abusos sexuales de menores y violaciones de derechos humanos, por las que fue condenado y murió en la cárcel.