El Salvador también marcha: la tercera caravana migrante rumbo a EE. UU.

Las caravanas migrantes de Centroamérica marchan a paso firme hacia Estados Unidos mientras el presidente Donald Trump recrudece su discurso antiinmigratorio. A la primera gran marcha de más de 7 mil migrantes que partió desde Honduras y a los más de 2 mil que salieron desde Guatemala, ahora se suma una tercera caminata desde El Salvador.

Cerca de 2.000 salvadoreños, entre adultos, jóvenes y niños, partieron este miércoles en dos caravanas en una larga travesía a pie hacia a Estados Unidos, huyendo de la violencia de las pandillas y la falta de empleo. La primera caravana de 1.000 personas salió de la Plaza El Salvador del Mundo, en el oeste capitalino, donde muchos habían pernoctado. Una segunda, con otras 1.000 personas, partió en el transcurso de la mañana hacia la frontera entre El Salvador y Guatemala.

“Nos vamos porque aquí hay mucha pobreza y delincuencia”, declaró María Cortez, de 36 años, quien viaja junto a su esposo Jonás y cinco hijos de entre 19 y tres años. “Aquí ya no hay esperanza, desde febrero quedé desempleado, y mi esposa desde mayo, por eso ambos decidimos migrar”, comentó por otro lado Anthony Guevara, quien llegó desde el pueblo de San Antonio Silva, en el departamento oriental de San Miguel.

Para la encargada de asuntos migratorios del Instituto de Derechos Humanos de la jesuita Universidad Centroamericana (IDHUCA), Karen Sánchez, El Salvador está ante una “migración forzada” sin precedentes.Para Sánchez, tras dos décadas de gobiernos de derecha y casi una década del gobiernos de izquierda, el Estado ha sido “incapaz” de reconocer que existe “el desplazamiento forzoso” de la población.

Sánchez advirtió que si el Estado salvadoreño no da “respuesta inmediata” a las necesidades de la población, en el horizonte se avecinan más caravanas de “migración irregular en masa”.

Mientras tanto, la caravana que partió hace más de dos semanas desde Honduras avanza por México, a semanas de llegar a Estados Unidos. Trump rechazó los movimientos migratorios y ordenó militarizar la frontera con México para impedir su entrada, al tiempo que ordenó cortar la ayuda a Guatemala, Honduras y El Salvador por no impedir su salida.

Por otro lado, quienes empezaron la caminata en Guatemala la semana pasada, avanza por Chiapas rumbo a la frontera norte de México. El lunes, niños, mujeres y hombres se lanzaron en masa a las aguas del río ante la negativa de las autoridades mexicanas de abrir la frontera terrestre.

Varias personas habían resultado heridos a su paso durante un enfrentamiento con la Policía Nacional Civil de Guatemala y al menos una persona murió en un choque posterior con miembros de la Policía Federal Mexicana: se trata de un hombre hondureño de 26 años que, al igual que el resto, intentaba ingresar al territorio mexicano.

Por su parte, la secretaría de Gobernación mexicana informó que deportó a dos hondureños buscados por la justicia, uno señalado como responsable del asesinato de tres personas y otro acusado de delitos ligados al narcotráfico. El escrito señala que viajaban en la caravana migrante, pero no detalla en cuál de las dos.