El reclamo unido de Argentina y Brasil por un Mercosur desregulado

Con la redacción de un documento de 22 puntos, concluyó la 53 Cumbre de presidentes de los países que integran el Mercosur, marcada por el insistente pedido de Argentina y Brasil de liberalizar el bloque. Tras la amenaza del presidente brasileño Michel Temer, los cuatro países miembro aprobaron la flexibilización, aunque no se expidieron formalmente sobre los tratados bilaterales entre los países miembro.

En el marco del traspaso de la Presidencia Pro Témpore de Uruguay a Argentina, los presidentes de los países socios coincidieron este martes, durante una cumbre en Montevideo, en reformar el bloque regional. Los ministros de Relaciones Exteriores de los cuatro socios consideraron que la postura brasileña abre una “oportunidad” para “discutir un mejoramiento y un perfeccionamiento” del Mercosur.

Previamente, Brasil había amenazado con retirarse definitivamente del bloque si no se realizaban cambios en la estructura al reclamar un “Mercosur más moderno”. “Brasil trata de fortalecer el Mercosur y decir lo que quiere o, en un caso extremo, se retira. (…) Es el momento de sentarnos y revisar el Mercosur (…) haciendo un acuerdo, tal vez, más moderno y mejor”, dijo al diario O Globo en noviembre la futura ministra de Agricultura brasileña, Tereza Cristina.

Al retirarse del bloque, el presidente saliente de Brasil Michel Temer reforzó esta postura del gabinete del ultraderechista Jair Bolsonaro. “Hicimos hace poco una gran alianza con Colombia y un TLC con Chile, eso sin involucrar las cuestiones típicas del Mercosur, pero es una alianza con latinos”, subrayó y destacó la apertura del bloque a “otras alianzas”.

En el documento final, logró que los países miembro aprobaran su tratado bilateral con Perú. También se convalidaron los acuerdos bilaterales de Chile con Uruguay, con Argentina y con Brasil. Si bien las naciones peruanas y chilenas no son miembros permanentes del bloque, integran el grupo de “estados asociados” junto con Colombia, Ecuador, Perú, Guyana y Surinam.

“Destacaron, en el marco de la profundización de los Acuerdos de Complementación Económica, la suscripción de los Acuerdos Comerciales bilaterales, de Chile con Uruguay, con Argentina y con Brasil y y entre Perú y Brasil, durante los años 2016 y 2018, lo que responde a la agenda comercial del siglo XXI y complemente la liberalización comercial ya alcanzada en materia de productos”, señala el punto 19 de la declaración conjunta.

Al momento de asumir la presidencia temporaria, Macri también había levantado la bandera de la apertura, al insistir en su idea de lograr un Mercosur “más abierto e integrado al mundo”. En ese marco, invitó a los restantes mandatarios del bloque regional “a dejar atrás cualquier improductivo debate existencial y focalizar todos nuestros esfuerzos en modernizarlo para que nos sirva mejor a los tiempos que vivimos”. No es la primera vez que el presidente argentino promueve la desregulación del bloque con una mayor apertura comercial. Incluso, ante la negativa europea para el Tratado de Libre Comercio, pidió la anulación de la cláusula que impide a los miembros negociar acuerdos por su cuenta.