“El pueblo se hace más pobre”, Lenín Moreno congeló el salario básico por todo 2021

El gobierno de Lenín Moreno anunció que el salario básico no aumentará en todo 2021 de los 400 dólares actuales. En medio de la pandemia, el Ministerio de Trabajo aclaró que no se realizará el ajuste salarial ligada a la proyección de la inflación, determinada por ley. La decisión generó malestar en trabajadores y estudiantes, que anunciaron movilizaciones para rechazar la medida.

No hay posibilidad de incrementar el salario básico unificado para el año 2021 y por lo tanto debe mantenerse de acuerdo a lo que dice la ley en 400 dólares”, señaló el ministro de Trabajo Andrés Isch en una conferencia de prensa.  Durante la semana hubo negociaciones entre el gobierno, los empresarios y los trabajadores pero a falta de acuerdo el Ejecutivo tomó una decisión unilateral.  

En el Palacio de Carondelet estiman que unas 380.000 personas ganan el salario básico y que unas 200.000 perdieron su empleo en el contexto de la pandemia.

Para morigerar el impacto de la decisión, Isch prometió dos compensaciones de 60 y 100 dólares debido a “la dura situación que atraviesan los ecuatorianos y del sufrimiento que han pasado por la crisis sanitaria”. 

En concreto, los trabajadores que ganan el mínimo recibirán por única vez 60 dólares, mientras que aquellas personas que perdieron su trabajo y no lo han recuperado obtendrán 100 dólares.

Los sindicatos ya adelantaron  acciones legales y de protesta contra la decisión del Gobierno de congelar los salarios y por haber permitido despidos masivos durante la pandemia. 

“Este gobierno se inventó variables como la elasticidad del desempleo, de la informalidad y del consumidor final. Al final del día lo que buscan es congelar el salario básico del 2021“, aseguró José Villavicencio, presidente del Frente Unitario de Trabajadores (FUT).

En esa misma línea, Marlene Novillo, dirigente del FUT en Azuay, alertó en una entrevista que las empresas buscan la forma de seguir en crecimiento, mientras simplemente continúan perjudicados los sectores más débiles.

Por su lado, el Frente Proletario, que agrupa a organizaciones de obreros, campesinos, estudiantes, mujeres y artistas recordó cómo, mientras el sueldo mínimo permanecerá invariable, la canasta básica supera los 600 dólares. “La realidad del pueblo cada vez se precariza más, mientras la alta burocracia mantiene sus salarios privilegiados!”, advirtieron. 

La Confederación Ecuatoriana de Organizaciones Clasistas Unitarias de Trabajadores también denunció que una vez más prevalecen los intereses de los grandes grupos empresariales, sobre las necesidades del pueblo.

“Rechazo total a la indolencia del Gobierno Nacional y su ministro Andrés Isch que mantiene el Salario Básico Unificado en 400 dólares, mientras el pueblo se hace más pobre y la deserción escolar sube”, publicó en su cuenta en Twitter la Federación de Estudiantes Secundarios.