El pueblo chileno celebró el resultado del plebiscito en la Plaza Dignidad

Terminada la jornada electoral, miles de chilenos fueron hasta la tradicional Plaza Italia, en el centro de la capital del país, para celebrar el contundente triunfo de la opción que permite iniciar el proceso para cambiar definitivamente la constitución del dictador Augusto Pinochet, que rige en Chile desde 1980. Mirá los videos.

El apruebo obtuvo un 78,27% de los votos, mientras que el rechazo solamente el 21,73%, cuando ya se había escrutado más del 98% de las mesas.

La Plaza Italia, rebautizada popularmente como Plaza de la Dignidad, comenzó a poblarse de manifestantes desde las 18, cuando todavía estaba copada por Carabineros, quienes intentaron por unos minutos impedir la marcha.

Minutos después los manifestantes ganaron la pulseada y tomaron el control del lugar.

A medida que se conocían los cómputos, más y más chilenos llegaban a la plaza para festejar, caminando, en bicicleta o en autos. La mayoría portando banderas chilenas, mapuches y del “apruebo”.

En la plaza se vieron carteles con leyendas como “Adiós General”, en alusión al fin de la Constitución del dictador Pinochet, y “Renuncia Piñera”.

El clima era de fiesta, con caras de alegría, a pesar de los barbijos de los manifestantes, canciones de Víctor Jara y Los Prisioneros, bocinazos, fuegos artificiales y muchos gritos. “Hoy es un día de gran felicidad, sólo comparable con el día que recuperamos la democracia”, sostuvo un manifestante de unos 60 años.

“Por fin terminará el legado del tirano (Augusto Pinochet) y de todos sus seguidores”, gritó una joven acompañada de un grupo de amigos con banderas del Apruebo.

“Hoy voté por primera vez, no lo puedo creer, ahora entiendo a mi papá cuando me contaba historias del plebiscito de 1988”, comentó un joven con lágrimas en los ojos.

Chile vive un segundo proceso de transición, luego del retorno de la democracia en 1990, que llenó de alegría las calles, con familias completas, jóvenes y adultos mayores.

Hoy se cumplió un año de la marcha más masiva desde la vuelta a la democracia, que reunió a más de 1.5 millones de personas en Santiago y llevó al Gobierno, en acuerdo con la oposición, a llamar al plebiscito constitucional.