“El pueblo brasilero no merece que Lula esté preso”, Alberto Fernández visitó al expresidente

Desde la puerta del penal de Curitiba, en el que reside Lula Da Silva desde abril de 2018 por una sentencia sin pruebas, el precandidato a presidente por el frente de TODOS Alberto Fernández subrayó la “alegría” que sintió al ver a Lula. El compañero de fórmula de la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner, advirtió que le preocupa “enormemente” la detención del líder del PT. “Voy a estar al lado de Lula todo lo que sea necesario hasta que el sistema judicial entienda que hay que respetar los derechos y las garantías de los ciudadanos”, resaltó tras encontrarse con el exmandatario.

El rumor de la visita lo confirmó ayer primero el Partido de los Trabajadores (PT) de Brasil. “Alberto Fernández visita mañana a Lula en Curitiba”, reveló su presidenta Gleisi Hoffmann, quien ratificó el “apoyo” del PT a la fórmula de Alberto y Cristina Fernández. Esta mañana, Fernández viajó a Brasil para concretar el encuentro.

«Lo que se ha violentado en Brasil es el estado de Derecho, soy abogado, doy clases en la Universidad de Buenos Aires, he escrito libros sobre este tema.», explicó Fernández acompañado por el ex canciller brasileño Celso Amorim, quien enfatizó que la visita de Fernández es “extremadamente significativa”, en tanto “muestra una verdadera solidaridad y demuestra que la prisión de Lula es simbólica para toda América Latina”.

Fernández se refirió particularmente al proceso judicial que condenó a Lula, al alertar que su detención ataca al Estado de Derecho y representa “una mancha” para el país. “Espero que el gobierno lo advierta porque está creando una mácula muy fuerte teniendo detenido a un hombre como Lula, de cuya inocencia no dudo. El pueblo brasilero no merece que Lula esté preso”, agregó.

En esa línea, relacionó el ataque judicial contra Lula con otros tres casos “muy parecidos”, en los que también “el objeto de persecución son tres líderes que en algún momento gobernaron”, al referirse a las denuncias contra Rafael Correa en Ecuador y a Cristina Kirchner en Argentina. “Y hay un forzamiento de las pruebas para poder involucrar a los presidentes en hechos en los que nunca estuvo involucrados”, subrayó el precandidato presidencial.

Durante la breve ronda de prensa ofrecida en la puerta de la cárcel, Fernández señaló que él no apaña los posibles casos de corrupción que pudieron existir sino que defiende las causas injustas por las que se involucra a Lula o a la ex presidenta Cristina Kirchner, quien «está siendo involucrada arbitrariamente en casos que no tienen nada que ver». «Si un funcionario se corrompió, que se haga cargo», aseguró.