El PT pidió que Lula participe en el debate presidencial

Tras haber inscripto al ex presidente Lula Da Silva como candidato a las próximas elecciones, abogados del PT reclaaron esta mañana al Tribunal Supremo Electoral la participación del líder del partido en el debate electoral que se realizará mañana entre el resto de los candidatos. El favorito en las encuestas no pudo participar del primer debate que se realizó el jueves pasado porque una orden de la jueza Bianca Arenhart se lo prohibió. Ahora, el PT solicitó que se realice al menos una videoconferencia desde Curitiba o se le de la posibilidad a Lula de grabar videos previamente.

La petición se basa en la «injusta, ilegal e inconstitucional ejecución provisional de la pena impuesta a Lula, que no es razón suficiente para casar sus derechos políticos, mucho menos razón de restringir la candidatura a la presidencia de la república”, señaló el PT a través de un comunicado. Agrega que la candidatura de Lula tiene los mismos derechos de cualquier otra candidatura, incluso la participación en debates, en el horario electoral y en las urnas el 7 de octubre.

El primer debate electoral se realizó el 10 de agosto y contó con la participación de ocho de los 13 candidatos a la Presidencia. En este primer encuentro Lula no asistió. El diputado de ultraderecha del Partido Social Liberal Jair Bolsonaro, la ambientalista Marina Silva y el candidato del PSDB y ex gobernador de Sao Paulo, Gerardo Alckmin fueron de la partida.

En paralelo, el PT realizó un “debate con Lula” donde participaron el compañero de fórmula Fernando Haddad, Manuela D’Avila (candidata del Partido Comunista) y Gleisi Hoffmann, presidenta del PT.

Ayer, en el marco de una masiva movilización de militantes en apoyo del ex presidente, el PT hizo efectiva su postulación a las elecciones en el TSE. Más de cinco mil integrantes del Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST) marcharon durante cinco días desde tres ciudades distintas para acompañar la inscripción del ex presidente que a sus 72 años duplica en a cualquiera de los otros candidatos con casi un tercio de las intenciones de voto.

Poco después, la procuradora General de la República de Brasil y procuradora General Electoral, Raquel Dodge impugnó el registro y entregó la petición al rector de registro de candidaturas del TSE, Luís Roberto Barroso. El TSE tiene hasta el 17 de septiembre, como plazo máximo, para decidir el futuro de Lula.

«La gente no había visto a la Fiscalía ser tan rápida hasta hoy, ¿verdad? Pero el abogado nunca puede reclamar contra la celeridad del Poder Judicial «, destacó esta mañana Luiz Fernando Casagrande Pereira, uno de los abogados de Lula.