El PT pide que se investigue la producción estatal irregular de cloroquina en Brasil

El Partido de los Trabajadores (PT) de Brasil solicitó a la Cámara de Diputados que abra una investigación contra el gobierno de Jair Bolsonaro por supuestas anomalías en la producción de cloroquina, el medicamento que el ultraderechista promociona contra el coronavirus a pesar de que su eficacia no está comprobada. Los parlamentarios cuestionan al gobierno y al Ejército la sobreproducción de la droga, los costos de fabricación y los criterios para distribuir medicamentos para hacer frente a la pandemia. 

El documento presentado por el PT solicita que se abra una Comisión Parlamentaria de Investigación (CPI) y cuestiona a Bolsonaro por su constante publicidad de la cloroquina, además de repudiar la modificación de protocolos sobre su uso.

En la petición, los diputados de PT señalan que el Ejército ya produjo alrededor de tres millones de píldoras, incluso sin pruebas científicas de que el medicamento sea efectivo para tratar la infección causada por el nuevo coronavirus.

Aunque la Organización Mundial de la Salud (OMS) ya aconsejó la interrupción de la investigación sobre medicamentos, el presidente está haciendo campaña abiertamente por el uso de la sustancia, sobre todo después de haber cursado él mismo la enfermedad. Bolsonaro aseguró cada vez que pudo que la mejora de su salud tuvo que ver directamente con la cloroquina. 

El mandatario también alienta el uso de la droga en pacientes, e incluso llegó a declarar que “ha hablado con médicos de renombre que dicen que, en su experiencia y observación, la cloroquina ha estado funcionando”.

“Se trata de un hecho que preocupa a varias autoridades en el país porque parece exceder los límites de la razonabilidad de la gestión pública, al gastar recursos significativos en una acción sin retorno comprobado“, escriben los parlamentarios. “Es necesario y urgente que la Cámara de Diputados lleve a cabo un procedimiento de investigación para dilucidar al país la existencia de sobreproducción de tabletas de cloroquina e hidroxicloroquina por parte del Gobierno Federal y el Ejército”, agregan. 

El texto también destaca la falta de liderazgo del Ministerio de Salud para combatir la crisis sanitaria. Brasil acumuló 90 mil 134 muertes, al sumar mil 595 en las últimas 24 horas, y contabilizó dos millones 553 mil 265 infectados del virus SARS-Cov-2, según el último reporte de la cartera sanitaria.

El documento fue presentado este miércoles con la firma de los diputados: Alencar Santana (SP), Arlindo Chinaglia (SP), Jorge Solla (BA), Paulo Pimenta (RS), Rogério Correia (MG) y Rosa Neide (MT), todos del PT. Para que se instale el CPI, la aplicación debe tener 171 firmas.

Lula pide una reacción médica 

En ese marco, el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva criticó nuevamente al ultraderechista por el uso de hidroxicloroquina. En una reunión de la Dirección Nacional de PT, Lula llamó al presidente un “charlatán” y pidió a los médicos del país que se movilizaran contra la aplicación de la medicina.

Para él, las entidades vinculadas a la medicina no deben vigilar pasivamente la situación. “Este es un atentado contra la vida. Esta es una invitación a la muerte, porque no es posible para un tipo que era un teniente del ejército que ahora quiera dar lecciones de medicina a la ciencia en todo el mundo, una medicina que nadie cree, pero que él cree que es buena”, indicó el líder del PT. 

“No podemos permitir que los charlatanes comiencen a diagnosticar enfermedades y dar medicamentos para que las personas puedan curarse. Es necesario que haya algo más fuerte en el campo de la medicina“, continuó el expresidente. 

Un estudio brasileño cuestiona la droga y contradice a Bolsonaro

Un estudio publicado el jueves 23 de julio sobre el uso de la hidroxicloroquina en Brasil concluyó que el medicamento es ineficaz contra esa enfermedad, contradiciendo a Bolsonaro, que lleva meses defendiendo su uso. El ensayo clínico, realizado en 55 hospitales brasileños y publicado en el New England Journal of Medicine, consistió en comprobar si la hidroxicloroquina mejoraba la salud de los pacientes con casos leves y moderados de covid-19, sola o combinada con el antibiótico azitromicina.

“Entre los pacientes hospitalizados con covid-19 entre leve y moderada, el uso de hidroxicloroquina, sola o con azitromicina, no mejoró la situación clínica tras 15 días, en comparación con cuidados habituales ” , afirmó el estudio realizado por científicos de la llamada Coalición covid-19 Brasil.

Entre los miembros de ese grupo hay dos institutos de investigación y seis hospitales, incluido el Albert Einstein de Sao Paulo, considerado uno de los mejores de América Latina.

La prueba, realizada con 667 pacientes, permitió comprobar que quienes recibieron hidroxicloroquina habían desarrollado síntomas que incrementaban su riesgo de sufrir problemas cardíacos o de hígado.

Los médicos se niegan a usarla

La Confederación Nacional de Trabajadores de la Salud y la Federación Nacional de Farmacéuticos presentaron además previamente una demanda en el Supremo Tribunal Federal para pedir la suspensión de la orden del gobierno que los obliga a usar cloroquina e hidroxicloroquina en el tratamiento de la Covid-19.

En la petición, las entidades sostienen que aumenta el número de estudios que señalan la ineficiencia e inseguridad del medicamento.

Mencionaron que, entre esas pesquisas, sobresale la recientemente publicada por The Lancet, la publicación más importante en el área de las ciencias médicas en el mundo, al señalar ‘la ineficacia de la droga y el aumento de los riesgos para la vida de los pacientes’.

En este trabajo, los investigadores llegaron a la conclusión de que la cloroquina e hidroxicloroquina no solo eran ineficaces, sino también perjudiciales para el tratamiento en cualquier etapa de la dolencia.