El presidente paraguayo Mario Abdo Benitez reivindicó la dictadura de Stroessner: “Ipu porã la 3 de Noviembre ¿nahaniri?”

El presidente paraguayo Mario Abdo Benitez reivindicó abiertamente al dictador Alfredo Stroessner durante un acto oficial. “Ipu porã la 3 de Noviembre, ¿nahaniri?” (Suena bien la canción ‘3 de Noviembre’, ¿no?”, señaló el mandatario en una clara referencia al natalicio del represor. Ese día, conocido también entre sus seguidores como la “fecha feliz”, se solían realizar eventos y rituales que exaltaban la figura del tirano paraguayo.

Actualmente, dicha fecha es considerada como “infeliz” por los paraguayos que quedaron con secuelas de la dictadura o cuyos familiares fueron víctimas de horrendos crímenes por no compartir el ideal del dictador.

“Hace poco vinimos a inaugurar IPS en el departamento, de acá iremos a 12 junio a inaugurar otra Unidad de Salud Familiar, vamos a pasar a Santaní y a San José Obrero a inaugurar otra Unidad de Salud Familiar y después a Capiibary y 3 de noviembre. Ipu porã 3 de noviembre o nahániri (…). Nos pone muy contentos poder estar aquí cumpliendo nuestro compromiso en obras de infraestructura”, indicó.

A pesar de eso, Abdo Benitez celebró la dictadura militar luego de afirmar que no hará ninguna autocrítica sobre su gestión. “Dicen que el presidente no hace autocrítica. No hace falta, si ya tenemos luego muchos críticos. Lo que hago es defender mi gestión pero con argumentos”, señaló.

El presidente es el hijo del otro Mario Abdo Benitez

Abdo Benítez, padre del actual presidente, fue secretario privado del dictador Stroessner por 35 años. No es la primera vez que su hijo reivindica la tiranía que encabezó el Partido Colorado desde 1954 hasta 1989. El padre del mandatario era conocido como el “Padre Espiritual de la Juventud Colorada” y se hizo famoso por protagonizar populares chistes dentro de la cultura popular.

Abdo Benítez formaba parte del llamado “Cuatrinomio de Oro” o “Cuatridemonio de Oro”, junto a Sabino Augusto Montanaro, tenebroso ministro del Interior de Stroessner, Adan Godoy, ministro de Salud y Eugenio Jaquet, ministro de Justicia.

“Godoy, Abdo Benítez y Jacquet fueron imputados por enriquecimiento ilícito y tuvieron penas carcelarias. Montanaro logró evadir cualquier proceso refugiado en Honduras, donde se hizo pastor protestante. Godoy fue procesado y condenado – levemente – por construcción de hospitales inexistentes. Abdo Benítez fue procesado por enriquecimiento ilícito y estuvo tras las rejas cinco años”, recordó el Diario La Nación en 2017.

Qué significa el 3 de noviembre para los paraguayos

Con el lema #DictaduraNuncaMás suele recordarse todos los años la huella de genocidio y persecución que impuso el dictador Stroessner, quien lideró durante casi 35 años un régimen de autoritarismo, opresión a la voz de la ciudadanía y desapariciones forzadas. Cabe recordar que este período dejó como saldo 19862 personas detenidas en forma arbitraria, 18772 torturadas, 59 ejecutadas extrajudicialmente, 336 desaparecidas y 3470 exiliadas.


La Mesa Memoria Histórica emitió un comunicado repudió los últimos festejos del 3 de noviembre por parte de los seguidores de Stroessner. «Los voceros del régimen llamaban este día como ‘fecha feliz’, mientras, nuestro pueblo sufría persecuciones, detenciones, tortura, miseria, exilio y otras formas feroces de opresión», resaltaron.

Stroessner fue uno de los impulsores de la Operación Cóndor, un programa de los servicios de inteligencia de las dictaduras de Brasil, Paraguay, Argentina, Uruguay y Chile para perseguir y eliminar a sus opositores, en su mayoría de izquierda, que dejó miles de muertos y desaparecidos. En 1989 fue derrocado mediante un golpe de Estado y se exilió en Brasil, donde murió en 2006, con 93 años, debido a complicaciones tras una cirugía.