El presente argentino, con el cristal de la historia y la memoria

El historiador Pacho O’donnell y Taty Almeida, Madre de Plaza de Mayo Línea Fundadora, debatieron sobre los desafíos que enfrenta la Argentina del futuro y coincidieron, desde distintas posturas, en que es importante reflexionar sobre el pasado para cambiar la realidad del país. Uno desde las vivencias de Juan Manuel de Rosas o de la historia de la organización del Estado argentino y otra desde el dolor por la desaparición de un hijo que la transformó en una activa luchadora por los derechos humanos. Ambos pasaron por Argentina Piensa para encontrar una salida a la situación actual.

Para O’donnell no quedan dudas de que el país “es un escenario muy caldeado de la lucha de clases” y que leer su historia desde ese lugar permite entender cómo opera “la grieta” en el país, pero también evaluar cuál es “el adn argentino”.

“A partir de Caseros y de Pavón, de la derrota del proyecto federal y la intención de organizar Buenos Aires como ´a pampa británica´ hemos sido fundados en la idea de que realmente somos Europa”, manifestó el historiador, quien explicó que eso generó “un déficit de sentimiento patriótico”.

Almeida, por su parte, puso el foco en las políticas de derechos humanos que signaron a los gobiernos kirchneristas en contraposición al actual de Mauricio Macri. “Parece mentira que en un gobierno constitucional hayamos tenido que volver a gritar ´aparición con vida´”, subrayó Almeida, quien aclaró que son muchos los derechos humanos que se violan todos los días “porque el derecho al trabajo, a la libre expresión, a la salud, a la educación pública son derechos humanos”.

Por eso ubicó al gobierno de Macri dentro de un proceso “de retroceso”. “En sus primeros discursos, Macri dijo que los organismos de derechos humanos éramos un curro. Mayor ofensa, imposible.” recordó la luchadora por los derechos humanos.

Si bien no habló específicamente de la violación de derechos, O’donnell hizo hincapié en que “la derecha cuando se siente amenazada es capaz de cualquier cosa”, al explicar cuáles son las fuentes de dominación de unos sobre otros.

Lo que era Gran Bretaña en su momento son hoy los organismos internacionales financieros, los que llevan adelante el mecanismo de dominación y saqueo”, puntualizó al nombrar dentro de esa lista también “a los holding financieros”.

La salida para esta situación, de acuerdo a O’donnell tiene que conducir irremediablemente a la crisis del sistema. “Por más que nos quieran convencer de que está bien está muy mal y eso es el fermento de la aparición de otros líderes, de otras ideas”, evaluó.

Para Almeida, cambiar el estado actual requiere dejar de lado las diferencias y “juntar las coincidencias”, atraer a los que piensen distinto a partir de la militancia. “No hay que tenerle miedo a la palabra militancia. Militancia es compañerismo, compartir, ocuparse del otro”, subrayó al contar su historia personal.

“A mi me parió Alejandro, mi hijo detenido desaparecido que tenía 20 años en el año 75.”, comenzó su relato, que incluyó una anécdota personal que incluía como él la llamaba “gorilita de mierda” antes de que la dictadura lo desapareciera. “Alejandro debe estar muerto de risa dirá ´miren la gorilita de mierda en que se convirtió‘”, bromeó al enfatizar que lo principal es “recuperar el estado de derecho”.