El plan de Bolsonaro para Brasil: liberalismo, privatizaciones y más ajuste

El ultraderechista y ahora presidente electo Jair Bolsonaro avanzará con un plan liberal de gobierno que incluye privatizaciones, descentralización, ajuste fiscal y apertura de las importaciones. Con más del 55 por ciento de los votos, el capitán retirado y nostálgico de la dictadura militar sumará como ministro de Hacienda de su Gobierno al liberal ortodoxo de la Escuela de Chicago Paulo Guedes. Bolsonaro anticipó una drástica reducción de la estructura del Estado y que modificará el sistema de jubilaciones y pensiones.

Uno de los principales pilares de gobierno de Bolsonaro será profundizar las privatizaciones de las empresas estatales, un camino que ya comenzó Michel Temer. Al deshacerse de las empresas estatales, Bolsonaro espera paliar el déficit de las cuentas públicas de Brasil, que en los últimos doce meses hasta agosto fue de unos 503.000 millones de reales (unos 137.500 millones de dólares), incluyendo el pago de intereses, lo que equivale al 7,45 por ciento del PIB.

Sin embargo, Bolsonaro, advirtió que el núcleo de la petrolera estatal Petrobras debe permanecer bajo el control del Estado.

El ajuste también se aplicará en la estructura del Estado, donde el presidente electo planea recortar drásticamente el número de ministerios y la cantidad de funcionarios. Y en el sistema de pensiones y jubilaciones. “La primera cosa es hacer un ajuste en nuestra economía y la reforma de las jubilaciones es fundamental para dar un paso” en esa dirección, aseguró este domingo el vicepresidente electo, el general retirado del Ejército Hamilton Mourao.

Durante la campaña electoral Bolsonaro propuso:

Economía

  • “Reducir la deuda pública 20 por ciento mediante privatizaciones, concesiones” y venta de propiedades públicas.
  • Crear un sistema de jubilación por capitalización.
  • Crear un superministerio de Economía, que abarcará Hacienda, Planificación e Industria y Comercio Exterior. Su ministro sería Paulo Guedes, un ultraliberal. “El país funcionará mejor con menos ministerios”, aseguró.
  • Redistribuir la “carga tributaria para que los que pagan mucho paguen menos y los que evaden y ocultan, paguen más”.

Inseguridad

  • Flexibilizar la legislación sobre la portación de armas. “Las armas son instrumentos, objetos inertes, que pueden usarse para matar o para salvar vidas. Eso depende de quién las maneje”.
  • Bajar la edad de imputabilidad penal a 16 años.
  • En ejercicio de su actividad los policías “tendrán protección jurídica. Garantizada por el Estado, a través de una exclusión de punibilidad”.
  • “Caracterizar como terrorismo las invasiones de propiedades”.
  • “Reorientar la política de derechos humanos, dando prioridad a la defensa de las víctimas de la violencia”.

Corrupción

  • “Proponemos un gobierno decente, diferente de todo aquello que nos sumió en una crisis ética, moral y fiscal”.

Relaciones exteriores

  • “Dejaremos de encomiar a dictaduras asesinas y de despreciar y atacar a democracias importantes como las de Estados Unidos, Israel e Italia”.
  • “Aparte de profundizar nuestra integración con todos los hermanos latinoamericanos libres de dictaduras, tenemos que reorientar nuestro eje de asociaciones”.
  • El programa de Bolsonaro no menciona en ningún momento al Mercosur. Propone en cambio “poner énfasis en las relaciones y los acuerdos bilaterales”.

Educación sexual

  • “Los contenidos y los métodos de enseñanza tienen que cambiar. Más matemáticas, más ciencias y portugués. Sin adoctrinamiento ni sexualización precoz”.

Diversidad sexual

  • No hay ninguna mención en el programa de Bolsonaro a los derechos LGBTI (Lesbianas, Gays, Bisexuales, Transgénero e Intersexuales). Varias de sus declaraciones fueron abiertamente homofóbicas.