El paso del huracán Eta por Guatemala fue mortal: al menos 50 personas fallecieron

Autoridades guatemaltecas estiman que más de 50 personas murieron ante la llegada del huracán Eta, que produjo aludes fatales en el departamento de Alta Verapaz y en Huehuetenango, poblaciones indígenas del noroeste del país. Al menos 25 casas quedaron enterradas por los desprendimientos de tierra, pero el número no es concreto por la dificultad de acceso de los rescatistas a la zona.

El huracán había golpeado con fuerza Honduras y Nicaragua a su paso pero no se esperaba tal catástrofe en Guatemala, donde dejó una estela de inundaciones, deslaves y casas soterradas. 

“En la mañana teníamos cuatro muertos, ahora la cifra es arriba de los 50 muertos”, lamentó este jueves el presidente Alejandro Giammattei en una improvisada conferencia de prensa durante un visita a la localidad caribeña de Puerto Barrios (noreste), golpeada por inundaciones.

“Entre los aludes que se están dando en el área de Huehuetenango y en el área de San Cristóbal Verapaz, en donde estamos tratando de llegar a pie, porque no logramos llegar a la aldea Quejá, se estiman 25 casas soterradas que es la mitad de la aldea, y se calcula no menos de 50 personas ahí adentro de las casas”, enfatizó el gobernante.

Agregó que aún las autoridades y la entidad de protección civil no pudieron establecer con exactitud “cuántas casas hay” bajo tierra. 

Huellas del paso de Eta por Honduras 

Giammattei subrayó la aparición en Izabal de un cadáver de una niña hondureña que arrastró “la corriente del río que alimenta al Motagua” hasta llegar a Guatemala. 

El presidente indicó que el río Camotán, que viene de Honduras, normalmente tiene una altura de 2 o 2,50 metros de profundidad, pero ahora registra hasta 12 metros de altura. “Viene arrastrando lo que encuentra y eso cae al Motagua. Ese es el problema que tenemos y la corriente va a durarnos todavía mucho más horas que la lluvia”, advirtió el mandatario. 

Giammattei  aclaró que lo peor de la catástrofe está en este momento gestándose en Guatemala, aunque aclaró que el clima podría mejorar desde el sábado y, en un mejor escenario, desde el mismo viernes.

Además de los aludes, las inundaciones generaron problemas de acceso en varios municipios y aldeas. El presidente mostró especial preocupación por el municipio de La Unión (Zacapa), donde “los tres puentes que son las únicas entradas están caídos”. 

El mandatario guatemalteco sugirió que las características del huracán Eta le recuerdan al comportamiento de Mitch, un ciclón que también se debilitó en su paso por Guatemala en 1998 pero las constantes lluvias y el nivel de humedad en los suelos dejaron estragos que aún se perciben en diversas zonas del país y la región.