El Papa pidió el fin de la represión

Nicaragua

Ya hay más de 200 muertos producto de la represión a las manifestaciones contra el Gobierno. Los obispos católicos de Nicaragua participan desde mayo pasado como mediadores del diálogo. El Papa llamó al cese de la violencia.

El papa Francisco llamó a cesar la violencia y el “inútil derramamiento de sangre” en Nicaragua, golpeada por la violenta represión a una ola de protestas en contra del Gobierno. El accionar violento contra los manifestantes dejó un saldo de más de 200 muertos.

“El papa Francisco nos pide a todos ser constructores de la paz, llamando a que cese toda violencia, que se evite un inútil derramamiento de sangre”, afirmó el representante del Vaticano Waldemar Stanislaw durante la misa en la Catedral de Managua.

Stanislaw indicó que el pontífice desea que en Nicaragua se restaure la “paz y estabilidad social” y que se actúe con “sensatez, porque nunca es tarde para saber actuar bien y nunca es tarde para el perdón y la reconciliación”.

La semana pasada, el embajador de la Santa Sede acompañó a un grupo de obispos nicaragüenses a la sureña ciudad de Masaya para detener una amenaza de ataque contra los manifestantes. Los obispos católicos de Nicaragua participan desde mayo pasado como mediadores del diálogo entre el gobierno de Daniel Ortega y la opositora Alianza Cívica, de estudiantes, empresarios, campesinos y grupos civiles, para buscar una solución a la crisis que vive el país.

La crisis estalló el pasado 18 de abril a causa de una reforma al seguro social que generó protestas y que se extendieron hasta la fecha debido a la violenta represión que el Gobierno ejerció contra los manifestantes. La oposición y los obispos proponen adelantar las elecciones del 2021 a marzo del 2019 para anticipar la salida del gobierno de Ortega, cuyo tercer mandato consecutivo termina en enero del 2022.