El oro de Venezuela, en manos de una decisión de la justicia británica

El gobierno de Nicolás Maduro inició una demanda al verse imposibilitado de disponer de su reserva de oro en el Banco de Inglaterra, con el objetivo de venderlo y adquirir insumos para combatir la pandemia de coronavirus. Ahora la justicia británica definirá a quién reconoce como legítimo presidente de Venezuela, entre Maduro y el autoproclamado Juan Guaidó.

El Banco Central de Venezuela (BCV), presidido por Calixto Ortega, inició una querella ante un tribunal de comercio de Londres para recuperar más de 30 toneladas de oro que tiene depositadas en la institución británica y que asegura necesitar para luchar contra el coronavirus. La propuesta de la banca venezolana es que los fondos se transfieran al Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), de forma que estén gestionados por la ONU y se destinen a la compra de suministros como los equipos médicos necesarios para combatir la pandemia.

El Banco de Inglaterra (BoE) afirma verse atrapado entre esa dirección del BCV y la designada por Guaidó, al que medio centenar de países -incluido el Reino Unido- consideran presidente interino de Venezuela. El oro está retenido a raíz de las sanciones que el Reino Unido y Estados Unidos han impuesto al país sudamericano.

Este jueves la justicia británica decidió arrogarse la facultad de determinar a quién reconoce como legítimo presidente. Luego definirá qué curso toma la demanda presentada contra el Banco de Inglaterra para que devuelva las reservas de oro venezolano.

Admitiendo la “urgencia” de una cuestión que los querellantes califican de humanitaria, el juez Nigel Teare optó porque se decida primero a quién se reconoce como presidente del país para despejar el camino legal. El caso, de por sí muy complejo, se verá complicado por la necesidad de realizar las audiencias por videoconferencia debido al coronavirus con testigos en diferentes continentes y distantes husos horarios.

La cuestión del reconocimiento se dirimirá así en un juicio de cinco días “no antes del 22 de junio”, decidió Teare, sin fijar una fecha exacta por desconocer la disponibilidad del tribunal.

Guaidó ha escrito dos veces, en febrero de 2019 y este mes, a las autoridades británicas pidiendo que no entreguen las reservas de oro al gobierno de Maduro, que lleva año y medio intentando recuperarlas.

Denuncia ante la Corte Penal Internacional

El Gobierno venezolano advirtió el martes que planea denunciar ante la Corte Penal Internacional (CPI) al Banco de Inglaterra si no libera los cerca de 1.000 millones de dólares de su reserva de oro.

Así lo afirmó la vicepresidenta ejecutiva, Delcy Rodríguez, quien explicó que el presidente Nicolás Maduro “ha solicitado que se inicie una investigación en los organismos judiciales venezolanos” para, posteriormente, llevar a la CPI a “quienes forman parte de este ardid para el despojo del oro venezolano” entre los que enumeró al Banco de Inglaterra y a los abogados del caso.

En una declaración acompañada por el canciller Jorge Arreaza y el procurador Reinaldo Muñoz, Rodríguez hizo hincapié en que ejercerán “todas las acciones que corresponden para la defensa de las reservas internacionales de Venezuela”.

“Usted es un depositario, lo que hace es guardar oro. Limítese a su tarea y a cumplir las ordenes de sus clientes, que es la República Bolivariana de Venezuela. Ustedes están atacando al país en medio de la peor pandemia de la humanidad”, le manifestó al Banco de Inglaterra.

Por todo ello, concluyó que “cada día que ellos retrasan la decisión del tribunal son responsable por cualquier fallecido de covid-19 en Venezuela”. “Los delitos son delitos de extermino y lesa humanidad que competen dentro del Estatuto de Roma para llevarlos a la Corte Penal Internacional”, completó.