El nuevo presidente de Costa Rica, denunciado por violencia sexual, dijo que no tolerará el acoso hacia las mujeres

El nuevo presidente de Costa Rica, Rodrigo Chaves, quien tiene una sanción por acoso sexual, prometió en su discurso de toma de mando que «detendrá» toda discriminación contra las mujeres y que respetará las conquistas de la colectividad LGBTIQ.

Mientras Chaves, un economista conservador de 60 años, dirigía su mensaje ante la Asamblea Legislativa y casi una centena de delegaciones internacionales invitadas, organizaciones feministas realizaban una manifestación en paralelo en un sector cercano al recinto de la ceremonia, en la capital San José.

«No toleraremos el acoso que sufren cada día y en todos los espacios de la sociedad. No es posible que las mujeres tengan miedo de andar solas en la calle, no es posible que las mujeres sientan miedo en su propio hogar, en su propio trabajo, en un parque, en un concierto», dijo Chaves.

«Por eso, mi primer compromiso político será detener la discriminación y el acoso contra todas las mujeres en todos los ámbitos de nuestra patria», agregó.

La denuncia por acoso sexual

Chaves trabajó por tres décadas en el Banco Mundial, que lo sancionó por acoso sexual ante conductas impropias entre 2008 y 2013 con dos jóvenes subalternas. Aunque inicialmente minimizó estos hechos, poco antes de asumir la presidencia ofreció «disculpas» a las agraviadas.

«Estamos diciéndole al país y al presidente electo que aquí estamos. Que vamos a tener una labor vigilante», afirmó la vocera de la organización Mujeres en Acción, Sharo Rosales.

Cuestionado por organizaciones activistas debido a sus posturas conservadoras, también se dirigió a la población LGBTIQ de Costa Rica, donde el matrimonio igualitario está permitido. «Les aseguro que no vamos a retroceder en el reconocimiento de los derechos que han logrado a lo largo de sus luchas por la equidad y el aprecio por la diversidad, luchas que yo respeto y que garantizo seguirán incólumes en sus victorias», agregó