El negocio de la marihuana legal

Regular el cultivo de esta planta, su distribución y uso puede ser un modo de “neutralizar el narcotráfico”, según un planteo que realiza el Post Antillano acerca de los beneficios no solo sociales sino económicos que podría traer esa decisión a Puerto Rico. 

 Daniel Nina – El Post Antillano (Puerto Rico)

Dos semanas luego de que la distribución, la venta y el consumo de marihuana han sido regulados en Uruguay, este país confronta una situación antes poco pensada: Canadá, Chile e Israel, a nivel de cada uno de los estados, le han solicitado formalmente a dicho país latinoamericano poderle comprar marihuana legal.

El efecto real de esta movida es reconocer que fuera de los limitados mercados legales (por ejemplo, Holanda, aunque de forma muy limitada) lo que le queda a los países es negociar con el narcotráfico que de otra manera combaten continuamente. Uruguay abrió una fórmula que hace inefectivo el trasiego ilegal de marihuana, regula la producción y la venta, y crea la posibilidad de desarrollar un nuevo rubro de comercio y exportación para dicho país.

Parece una tontería, pero el acercamiento formal de Canadá, Chile e Israel se debe, entre varios factores, a que los tres países tienen comunidades de pacientes a quienes se les ha regulado el consumo de marihuana en su carácter medicinal. Ahora bien, el laboratorio GV elabora Sativex, una droga para los pacientes de esclerosis múltiple. Resulta ahora que tanto estos quieren comprarle la marihuana legal a Uruguay como los uruguayos desean producir dicho fármaco para exportarlo. En otras palabras, la legalización de esta droga ha provocado una sinergia con efecto económico, más allá de los efectos sociales que la misma pudiera tener.

¿Y qué de Puerto Rico? Hoy, por decimotercer mes consecutivo nos levantamos todos con los mismos informativos de prensa que el País habrá de colapsar. Entonces, ¿no sería mucho más inteligente pensar que podríamos regular el cultivo, la distribución y el uso de la marihuana, y ver si lo mismo nos permite neutralizar en este renglón la economía del narcotráfico, y por otro lado producir un momento de desarrollo económico que nos ayude a salir de la presente crisis?

Apostemos a que cambios radicales en nuestras leyes nos pueden ayudar a crear nuevas oportunidades que a lo mejor contribuyen a transformar la presente situación de pesimismo y quiebra económica en la que transitamos.

Leer artículo aquí