El narcotráfico, la excusa para la militarización

Latinoamérica y El Mundo

La lucha contra el narcotráfico es el pretexto favorito de EEUU. para justificar la intervención militar. Sataniza este mal como si fuera propio de América Latina, cuando en realidad persigue dos objetivos fundamentales: contener a los países que se le «rebelan» y asegurarse que las drogas ingresen a su territorio. De esta forma, se convierte en el principal dominador del mercado.

Agencia norteamericana antidrogas- Foto: reportajealperu

Diego Olivera Evia- Barómetro Internacional 

La sociedad latinoamericana bajo la violencia del narcotráfico

Hoy la sociedad humana veía el Siglo XXI, como una era de cambios, luego que el Siglo XX, fue escenario de dos guerra mundiales devastadoras, alcanzando la terrible cifra, de más de 50 millones de muertos, entre ellos el genocidio de EEUU en Japón, al lanzar bombas atómicas en las islas de Hiroshima Y Nagasaki, sin respetar esta nación había perdido la guerra, al ser derrotada por Rusia y China, solo el afán de imponer el poder atómico sobre la humanidad, determino este hecho atroz.  Pero esta historia de EEUU, con sus socios de la OTAN, como sus aliados satélites, como Israel, Arabia Saudita, Corea del Sur, entre otros países, multiplicaron las guerras, para imponer el poder del capitalismo y la Multinacionales, luego de la debacle de la Unión Soviética, para poder imponer el modelo unipolar, donde los países del Mundo, con las sociedades en su conjunto, sufren una nueva colonización y apropiación de sus riquezas.

La realidad de América Latina en el Siglo XX fue azotada por el intervencionismo de EEUU, con el despojo a  México del 40 por ciento de su territorio,  logro  asumir el control de Centroamérica, a través de las intervenciones militares, instalando décadas de familias de dictadores, como los Somoza, Trujillo, Batista, entre otros golpistas, para crear una región de explotación de las multinacionales, de las principales reservas naturales, como la explotación en casi un Siglo del Canal de Panamá, al cual controlaron las Fuerzas Armadas de EEUU, para lograr su poder mediático y el control de los pueblos de América Central.

» Pero nunca se ha publicado, que presidentes de EEUU, asuman la responsabilidad de los documentos desclasificados del Departamento de Estado, donde se reconoce las atrocidades de la CIA, de la USAI, como las acciones de los marines, como el Ejército de EEUU, para ellos la impunidad es parte de su política, al mejor estilo de fascismo clásico de las políticas de Hitler «

En la mitad del Siglo XX,  EEUU enfilo sus baterías en el Cono Sur de América, para crear varias décadas de violencia e intervencionismo, logrados de 1950 imponer dictaduras, que generaron miles de muertos, desaparecidos y torturados, en Brasil, Bolivia, Paraguay, Chile, Uruguay y Argentina, parte del denominado Plan Cóndor, mucho se ha escrito, se ha difundido, se ha realizados documentales, como películas, sobre esta décadas de muerte y tortura.

Pero nunca se ha publicado, que presidentes de EEUU, asuman la responsabilidad de los documentos desclasificados del Departamento de Estado, donde se reconoce las atrocidades de la CIA, de la USAI, como las acciones de los marines, como el Ejército de EEUU, para ellos la impunidad es parte de su política, al mejor estilo de fascismo clásico de las políticas de Hitler, que veían al mundo, como continuación de sus imperio.

EEUU habla de democracia y tiene 15 bases militares en América Latina

Como podemos concebir que las naciones y las sociedades, vivan en el marco de un mundo Unipolar, tantas veces los voceros de Estados Unidos y el Capitalismo, han criticado a naciones con culturas diferente a la sociedad Anglo Sajona, como a los modelo democráticos de la autocracia ateniense, implantados en las denominadas “democracias” representativas.

O nos podíamos preguntar como en EEUU, votan solo el 40 por ciento de los ciudadanos y un presidente democrático, como Bush u Obama, son elegidos  por solo menos del 30 por ciento de los votos, esa son la “mayorías demócratas o Republicanas”, es la comedia de un modelo totalitario, que critica a otras naciones, pero busca la paja en el ojo ajeno, sin ver el tronco de sus sociedad militarista y antidemocrática.

Porque hablar de respeto a los pueblos y a los derechos humanos de los pueblos latinoamericanos, parece una burla sarcástica, cuando la mayoría de los países del Continente, tiene presencia de bases militares estadounidense, en una revisión rápida según informaciones de la OEA,  hay en Salvador 1, Honduras, 1 Costa Rica, 1 Cuba, 1 Curazao y Aruba, Bermuda y Bahamas 1, Colombia 7, Perú 1, Paraguay 1, lo que suman 15. Pero hemos leído y analizado que se habla de más bases clandestinas, como en Argentina, Paraguay, en Guyana, pero son fuentes sin confirmar, pero como dice el refrán, porque “cuando el rio crece, piedras trae”.

» Como podemos concebir que las naciones y las sociedades, vivan en el marco de un mundo Unipolar, tantas veces los voceros de Estados Unidos y el Capitalismo, han criticado a naciones con culturas diferente a la sociedad Anglo Sajona, como a los modelo democráticos de la autocracia ateniense, implantados en las denominadas “democracias” representativas «

La pregunta es porque EEUU, se siente el dueño de la verdad, porque habla de las verdades del modelo capitalista, como del neoliberalismo como su filosofía económica, está sufriendo la crisis más larga de su sistema, la iliquidez de su economía, solo sustentada en los ingresos de la guerra, en la venta de armas, equipamientos, aviones, solo maquinarias de guerra y muerte, son la base de su economía. A lo que debemos agregar las multinacionales de la guerra, que luego de destruir naciones, como Iraq, Libia, Ucrania, Afganistán, ganan millonadas por reconstruir infraestructuras, imponer miles de asesores (mercenarios), para seguridad y control  ciudadano, esta es la historia de un capitalismo, que se enriquece, con el hambre, la salud, la contaminación, la muerte de millones, como la destrucción de la historia de pueblos milenarios.

La sociedad latinoamericana bajo la violencia del narcotráfico

Sería imposible abarcar en este trabajo, los efectos colaterales de una sociedad enferma por el consumismo, como es la estadounidense, siendo parte de estos efectos, la violencia de su sociedad, en la que los afroamericanos y latinoamericanos, son desplazados por el racismo, de la hoy minoría anglosajona y de inmigración europea, italiana entre las principales. Esta sociedad construida sobre millones, de pueblos indígenas asesinados, siendo sus descendientes, marginados a vivir en reservaciones, como seres humanos de segunda clase, creo su imperio a costa de las invasión a México, como a otra naciones latinoamericanas, para luego fortalecer su economía en la guerras mundiales, logrando dominar a Europa, con el Plan Marshall, con préstamos con altas tasas de interés, mostrando una vez el carácter usurero y explotador del Imperio estadounidense.

Otra parte de la historia de EEU, han sido las mafias italianas, que controlaron los mercados de esta nación, bajo la poca acción represiva de las autoridades policiales, ya que el poder económico de estos grupos de la camorra, compraban jueces, fiscales, jefe de policía, alcaldes, gobernadores, un imperio del mal, bajo el ala de una justicia postrada, a los intereses mezquinos de sus empresas.

» La verdad muestra, que este combate de los gringos, se contradice con la realidad, ya que como la droga ingresa tan fácilmente en su mercado, porque la DEA, ha sido acusada de colaboración con los narcos, porque en California están los principales plantíos de Marihuana «

Esta realidad descripta s
omeramente será ampliada, en la segunda parte de nuestros artículo, como el tema del porque concebimos el narcotráfico, como un problema endémico, que se ha manejado como un mal, de la sociedad latinoamericana, que esta satanizada por EEUU. Pero la verdad muestra, que este combate de los gringos, se contradice con la realidad, ya que como la droga ingresa tan fácilmente en su mercado, porque la DEA, ha sido acusada de colaboración con los narcos, porque en California están los principales plantíos de Marihuana, serán invisibles a sus autoridades, estos hechos los analizaremos con más detenimiento en la segunda parte del artículo. 

 

Pedro Fernández- Punto Final (Chile) 

Que dos ex presidentes norteamericanos hayan confesado sus debilidades por las drogas no es un dato alarmante, menos en una sociedad adicta a los delirios consumistas de baratijas capitalistas como la norteamericana; aún así, no es un detalle menor.

Al respecto, es legítimo, como también demostrable, afirmar que, efectivamente, concurre como flagelo planetario una criminal geopolítica de las drogas. La historia refleja un comportamiento demencial, en el pasado, de los centros de poder fáctico europeos, especialmente del Reino Unido, al tratar de destruir el aparato estatal chino imponiendo tratados comerciales inicuos a partir de la reducción de fortalezas internas y valores sociales mediante las guerras del opio, entre 1839 y 1860.

Hoy, los métodos han cambiado, pero los propósitos geopolíticos y económicos permanecen intactos. También el centro generador se trasladó de Londres a Washington. Al respecto conocemos la gigantesca operación Irán-Contras propiciada por Washington. Sumemos el empeño de las potencias occidentales en dominar Afganistán con la curiosa explosión de cultivos de amapola en miles de hectáreas, a partir de la guerra invasora. ¿Sólo coincidencias?

EE.UU. es el primer consumidor de drogas en el mundo, a la par de ser el principal productor de marihuana y drogas duras sintéticas. Pero a la vez es el primer exportador de armas y municiones para los grupos irregulares que en varios países sudamericanos custodian sembradíos y rutas de tráfico de estupefacientes.

» Al respecto, es legítimo, como también demostrable, afirmar que, efectivamente, concurre como flagelo planetario una criminal geopolítica de las drogas. La historia refleja un comportamiento demencial, en el pasado, de los centros de poder fáctico europeos, especialmente del Reino Unido, al tratar de destruir el aparato estatal chino «

No conforme con tan audaces indicadores, EE.UU. es el primer exportador mundial de sustancias e insumos precursores. Agreguemos a ello informes de organismos de la ONU que se encargan del asunto y que indican que la banca estadounidense está seriamente implicada en el financiamiento de este “comercio”. Tampoco nunca se ha tenido conocimiento de banqueros norteamericanos enjuiciados ni de funcionarios aduaneros detenidos que, curiosamente, no detectan la salida de pertrechos, armas y sustancias químicas hacía los países productores.

La tecnología satelital norteamericana es capaz de asesinar niños en Iraq, Afganistán y Siria desde comandos en territorio norteamericano, pero no es capaz de detectar barcos y aeronaves que desde sus puertos y aeropuertos despegan cargados de insumos para la muerte y pertrechos para las nuevas guerras del opio. Tampoco ha advertido que a pocos kilómetros de sus bases militares en Afganistán, las áreas cultivadas con amapola superan ya las sesenta mil hectáreas.

Las acusaciones al voleo, con mucha estridencia mediática pero sin reales sustentos demostrativos contra Venezuela, no escapan a esta realidad geopolítica. Varios capítulos en las relaciones bilaterales son reveladores. La expulsión de la DEA de territorio venezolano tiene sustento irrebatible. Simulaba entregas controladas sin asidero legal; hacía seguimientos a priori violando acuerdos e intervenía en asuntos de política interna que dieron pie a una decisión obligante para el presidente Chávez en su momento.

Washington ha sostenido en relación a Venezuela políticas antidrogas plagadas de despropósitos. Una cadena de hechos lo demuestra. Prohibió a España y Brasil la venta de aviones adecuados para la vigilancia y control de territorios marítimos y regiones montañosas colindantes con Colombia; asimismo ha pretendido operar en forma unilateral radares en Venezuela impidiendo que el gobierno accediera a la información obtenida.

» La estrategia norteamericana tiene epicentro en activar muros de contención en aquellos países “díscolos” a sus intereses a los que “hay que torcerles el brazo para que hagan lo que queremos…”. Tales muros tienen por objeto represar drogas con dos objetivos: deteriorar la moral de la población y asegurarse -Washington- que las drogas que ingresen a su territorio «

La estrategia norteamericana tiene epicentro en activar muros de contención en aquellos países “díscolos” a sus intereses a los que “hay que torcerles el brazo para que hagan lo que queremos…”. Tales muros tienen por objeto represar drogas con dos objetivos: deteriorar la moral de la población y asegurarse -Washington- que las drogas que ingresen a su territorio sea en cantidades política y militarmente manejables y dirigidas a sectores sociales específicos.

Los presidentes Hugo Chávez y Evo Morales muy temprano tomaron las decisiones correctas para desmembrar el macabro y gangsteril plan de convertir a Venezuela y Bolivia en territorios abiertos para los carteles traficantes, paraísos del lavado de dinero y campos de batalla entre las mafias, incluyendo a la DEA.

Este historial revela una conducta que lleva a concluir que Washington se interesó desde la administración Clinton en crear rutas “seguras” utilizando el territorio venezolano. El gobierno bolivariano ha implementado políticas y estrategias que comienzan a generar resultados muy positivos. La vigilancia estricta; destrucción de pistas de aterrizajes y el derribamiento de aeronaves cargadas de drogas, demuestran que Venezuela se cruzó en el camino de la geopolítica de Washington.

El reciente embate contra funcionarios venezolanos, entre ellos el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, se inscribe en el marco de nuevas y desesperadas acciones contra gobiernos que se opongan a los planes globales hegemónicos de Washington. Las guerras de cuarta generación hacen uso intensivo del corporativismo mediático. De eso se trata esta nueva campaña antivenezolana.

» Vale preguntarse ante el evidente fracaso de las políticas y estrategias con las que se ha enfrentado el flagelo de las drogas: ¿qué pretende Washington, combatir la producción, el tráfico, el financiamiento, o dominar las rutas de este siniestro ‘comercio’? «

Ya es más que evidente la intervención del señor de todos los carteles -que no es otro que el colombiano Alvaro Uribe-, en la política interna venezolana. Y decir Uribe es decir, sin lugar a dudas drogas, paramilitarismo, lavado de dinero y criminalidad. Pero a la vez, decir Uribe es decir Washington.

Nada debe extrañar sobre estas típicas conductas de gran potencia hegemónica. EE.UU. se ubica en un denigrante ranking : además de las drogas, es el país donde más se violan los derechos humanos, especialmente de los afrodescendientes y latinos.

Vale preguntarse ante el evidente fracaso de las políticas y estrategias con las que se ha enfrentado el flagelo de las drogas: ¿qué pretende Washington, combatir la producción, el tráfico, el financiamiento, o dominar las rutas de este siniestro “comercio”?

 

Leer el artículo de Barómetro Internacional aquí 

Leer
el articulo de Punto Final aquí