El levantamiento policial argentino y los saqueos

La demanda de incremento salarial de la policía cordobesa -provincia en la que el gobierno es opositor- concluyó con un muerto, decenas de heridos, saqueos, justicia por mano propia de vecinos y un aumento del 300 por ciento la semana pasada. Los reclamos empezaron a replicarse en otros distritos y los medios de comunicación comenzaron a hablar de crisis social en todo el país. En el oficialismo nacional se habla de intento de desestabilización, sin restar valor a la complejidad de situaciones que pudieron desatar estos pedidos. 

El reclamo policial argentino y los saqueos

“Querer analizar el acuartelamiento policial de la última semana como una mera cuestión salarial es caer en una visión reduccionista de sus motivaciones. Es innegable que con salarios cercanos a los 3000 pesos se hace difícil vivir para cualquier trabajador y seguramente un agente policial de cualquier latitud del territorio argentino no es la excepción. Pero lo que ha quedado eclipsado por la magnitud y la extensión de los saqueos de mediados de la última semana han sido varios interrogantes aún no resueltos”, plantea el periodista Jorge Muracciole en el diario Tiempo Argentino (Argentina).

” ¿Cuál ha sido la penetración y la magnitud de la connivencia con el negocio capitalista del narcotráfico de la oficialidad de la fuerza policial? ¿Y por qué la asonada policial cordobesa ha tenido como resultado un incremento salarial que ha superado un sorprendente 300 por ciento de los salarios”, dice Muracciole.

Sostiene que la investigación judicial será la que pueda esclarecer esas inquietudes.

“El efecto contagio de las fuerzas policiales tampoco tardó en efectivizarse en Catamarca, San Juan, La Rioja; tras disímiles acciones de presión de las distintas fuerzas se llegó a acuerdos salariales con porcentajes de incrementos significativos”, añade.

A esos casos se sumaron la provincia de Entre Ríos -en una de las ciudades, Concordia, hubo saqueos y un meurto anoche- y la de Buenos Aires. En ambos casos se acordaron incrementos salariales importantes.

El ministro del Interior y Transporte afirmó hoy que “llama mucho la atención que hayan elegido el silencio frente a situaciones que claramente no son espontáneas y tienen por objetivo generar un clima de desestabilización y miedo en la población en general”.

A su vez, el ministro de Justicia, Julio Alak, aseveró que su cartera y al de Seguridad “han podido comprobar que estos saqueos son organizados y que se dan de forma concomitante con medidas de presión por parte de las fuerzas de seguridad. No se puede privar a la población de un servicio básico como es la seguridad”.

“Los saqueos que hemos visto no pertenecen a una necesidad alimentaria, han sido saquedas hasta joyerías y en momentos en que la Argentina tiene las tasas de desocupación mas bajas de la historia. No existe una necesidad social. Además, es llamativo que se produzcan siempre en la misma época del año para alterar el orden público. Estamos en vísperas de festejar 30 años de Democracia, no queremos que esta acción de saqueadores, empañe una celebración que es del pueblo argentino”, aseveró.

Leer artículo de Tiempo Argentino aquí