El levantamiento del EZLN

Veinte años pasaron desde el levantamiento del Ejército Zapatista de Liberación Nacional. “Nos hemos fortalecido y hemos mejorado significativamente nuestras condiciones de vida”, afirman desde Chiapas.

 Alina Rosas Duarte – Revolución Tres punto Cero (México)

Aquella madrugada era estruendosa; se trataba de tzotziles, choles, zoques, mames, tojolabales, tzeltales, todos tras un pasamontañas la madrugada del primero de enero con arma en mano intentando tomar siete cabeceras municipales. Las imágenes eran confusas, sin embargo, la Primera Declaración de la Selva Lacandona, daba la vuelta al mundo.
“Somos producto de 500 años de luchas: primero contra la esclavitud, en la guerra de Independencia contra España encabezada por los insurgentes, después por evitar ser absorbidos por el expansionismo norteamericano, luego por promulgar nuestra Constitución y expulsar al Imperio Francés de nuestro suelo, después la dictadura porfirista nos negó la aplicación justa de leyes de Reforma y el pueblo se rebeló formando sus propios líderes, surgieron Villa y Zapata, hombres pobres como nosotros a los que se nos ha negado la preparación elemental para así poder utilizarnos como carne de cañón y saquear las riquezas de nuestra patria sin importarles que estemos muriendo de hambre y enfermedades curables, sin inmortales que no tengamos nada, absolutamente nada, ni un techo digno, ni tierra, ni trabajo, ni salud, ni alimentación, ni educación, sin tener derecho a elegir libre y democráticamente a nuestras autoridades, sin independencia de los extranjeros, sin paz ni justicia para nosotros y nuestros hijos.”
Mientras entraba en vigor el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, Carlos Salinas de Gortari y el sistema neoliberal mexicano era cuestionado por indígenas sin rostro que crearon 38 nuevos municipios de Chiapas, los territorios rebeldes que a pesar del acoso paramilitar y violencia ejercidos sobre ellos, no sólo lo han sabido sortear, incluso han hecho que movimientos sociales en todo el mundo, hagan alusión al levantamiento zapatista como ejemplo de triunfo social.
A decir del escritor y periodista Herman Bellinghausen, quien ha estado durante 20 años dando seguimiento a la situación en Chiapas, las condiciones de las comunidades zapatistas son mejores de lo que estaban 20 años atrás. Pero también, los mismos zapatistas lo declararon el pasado 30 de diciembre:
“En estos años nos hemos fortalecido y hemos mejorado significativamente nuestras condiciones de vida. Nuestro nivel de vida es superior al de las comunidades indígenas afines a los gobienros de turno, que reciben las limosnas y las derrochan en alcohol y artículos inútiles.
“Nuestras viviendas se mejoran sin lastimar a la naturaleza imponiéndole caminos que le son ajenos.
“En nuestros pueblos, la tierra que antes era para engordar el ganado de finqueros y terratenientes, ahora es para el maíz, el frijol y las verduras que iluminan nuestras mesas”.

Leer artículo completo aquí