“El juicio extrapoló toda norma legal”, jueces brasileños contra el “arresto político” de Lula

Una comitiva formada por veinte jueces y juezas brasileños envió una carta abierta simbólica al expresidente Lula Da Silva en la que lo definieron como un «preso político», un día después de que una magistrada intentara trasladarlo a una cárcel común. Los miembros de la Asociación de Jueces para la Democracia (AJD) viajaron hacia el penal de Curitiba para hacerle llegar al líder del PT la misiva, que contiene una dura crítica hacia el lawfare y “el uso de la máquina pública por parte del poder judicial”. “Lula es el paradigma del creciente deseo de encarcelamiento”, subrayaron.

La carta fue entregada al escritor y amigo del ex presidente Fernando Morais, quien había programado una visita con Lula para la tarde de este jueves. «AJD está aquí hoy para hacer una entrega simbólica de una carta al ex presidente Lula, transmitiéndole que acreditamos el carácter político de su encarcelamiento», subrayó el presidente de la entidad, el juez Valdete Souto Severo, frente a la Superintendencia de la Policía Federal en la capital de Paraná.

Por su parte, la jueza laborista jubilada y miembro de la AJD Raquel Braga afirmó que la carta busca erigirse contra el proceso que se utilizó en la condena a Lula, el lawfare (guerra jurídica), una herramienta que se usa “contra aquel otro considerado enemigo político”. “Se trató de un juicio que extrapoló toda norma legal. No obedeció al debido proceso legal” reforzó la magistrada.

Precisamente, en la carta los jueces denuncian que existieron violaciones ”intolerables” a la democracia y los principios constitucionales en juicios “proclamados bajo los auspicios de un contexto político, partidista e ideológico «. “AJD defiende la estricta observancia del debido proceso para todas las mujeres y hombres acusados ​​de cometer un acto ilegal, que por supuesto no excluye al ex presidente Lula”, agregaron.

Esta es la segunda vez que la asociación de jueces le hacen llegar su apoyo al exmandatario. Sin embargo, el reclamo por la liberación de Lula trascendió fronteras. En abril, trece juristas y abogados internacionales publicaron una solicitada para pedirle a la Corte Suprema de Brasil que anule la condena contra el expresidente. La carta llegó luego de que saliera a la luz la filtración masiva de los diálogos del juez Sergio Moro con los fiscales de la causa que probarían una posible connivencia entre las partes.