El INDH pidió a Piñera un informe sobre los perdigones usados por Carabineros

El Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) de Chile pidió al gobierno de Sebastián Piñera un informe detallado sobre la composición de los perdigones que usa Carabineros para reprimir las protestas que se registran desde octubre. En el último informe presentado ante la ONU esta semana, y a pesar de que la Universidad de Chile ratificó que los proyectiles tenían plomo, el presidente insistió en que son de goma.

En ese sentido, el organismo solicitó también al Ministerio Público que realice una investigación internacional de este tipo de munición. “ Sigue siendo fundamental que se corrija la manera en que se están utilizando los perdigones porque aún después de que se dijera que no se iban a utilizar en manifestaciones han seguido habiendo casos de lesiones oculares por la utilización de escopetas antidisturbios«, subrayó el jefe jurídico del INDH, Rodrigo Bustos.

El informe de Piñera contradice a otro estudio realizado por la Universidad de Chile, que concluyó que los perdigones sólo tienen un 20% de caucho y el resto de la composición se completa con materiales como el plomo, silice, sulfato de bario y plomo, “con una dureza equivalente a una rueda de skate”.

«Nosotros hemos establecido una mesa de trabajo para asegurar que los protocolos cumplan los más altos estándares y que tengamos todos los métodos que sean necesarios para asegurar el orden público resguardando los derechos fundamentales de las personas», indicó al respecto el ministro de Interior, Gonzalo Blumel.

El INDH registró en diciembre 3.557 personas heridas en las movilizaciones. De estas, 359 personas resultaron con graves daños en sus ojos, 336 han sufrido lesión o trauma y 23 el estallido o pérdida del órgano.

Las protestas estallaron el 17 de octubre contra la cuarta suba del precio del subte en pocos meses, pero crecieron rápidamente hasta denunciar la desigualdad social y plantear la necesidad de elaborar una nueva Constitución, que será sometida a un plebiscito en abríl.

Piñera, que llegó a declarar el estado de emergencia desplegando a las Fuerzas Armadas, pidió perdón por no escuchar el clamor de los chilenos y propuso una «agenda social». Más de 20 personas murieron por los enfrentamientos entre manifestantes y fuerzas de seguridad o los actos de represión a cargo de Carabineros, y más de mil resultaron detenidas.