El impuesto a la grandes fortunas regional que permitiría cubrir el acceso universal a la vacuna

La Red Latinoamericana por la Justicia Económica y Social (Latindadd) propone aplicar un impuesto a las grandes fortunas en la región que, según sus cálculos, permitiría recaudar al menos 26.504 millones de dólares, suficientes para garantizar la distribución gratuita de la vacuna contra el coronavirus

Integrada por 24 instituciones y organizaciones de 13 países de la región, Latindadd plantea “la necesidad de establecer tributos a los patrimonios más grandes del continente como forma de paliar las devastadoras consecuencias de la pandemia del Covid-19 y combatir la creciente desigualdad”.

En un informe titulado “Ahora o Nunca: Impuestos a la riqueza y las grandes fortunas en América Latina y El Caribe“, presentado esta semana en forma virtual, Latindadd afirma que ese impuesto “tendría un potencial de recaudación en 20 países de la región de 26.504 millones de dólares al año, una estimación conservadora que podría llegar al doble”.

Este monto permitiría cubrir el acceso universal a la vacuna contra la covid-19 a toda la población de América Latina o financiar por completo un bono contra el hambre en personas de extrema pobreza durante 6 meses en todo el continente, sostiene el trabajo.

El informe exhaustivo retoma cifras de la CEPAL según las cuales a finales de 2020, habrán caído en la pobreza en la región 45 millones de personas que no eran pobres antes de la pandemia. Se estima que la pérdida global del Producto Interno Bruto regional será de 9,1%.

La crisis del coronavirus también golpea las arcas públicas, ya que la recaudación disminuirá del 18,5% del PIB regional en 2019 a un 17,0% del PBI en 2020, advierte el informe.

Los ricos en pandemia

Los milmillonarios de la región aumentaron su riqueza en 48.200 millones de dólares durante el período más estricto del confinamiento y “fueron los grandes ganadores de la crisis”, según el texto de la economista Rosa Cañete.

“Ese es un dato que ya rebalsa lo que para nosotros es una permanente inequidad en la distribución del ingreso: América Latina es la región que siempre ha sido la más inequitativa en la distribución del ingreso, el 10 % más rico capta 22 veces más la renta nacional que el 10 % más pobre, el 1 % de los más ricos obtiene el 21 % de los ingresos de toda la economía”, indicó el coordinador general de Latindadd, Carlos Bedoya.

El representante consideró que esto “es inmoral cuando mucha gente ha perdido su empleo, sus ingresos, su vida” y, por ese motivo, este “es el momento de modificar la estructura tributaria”.

Nuevos y mejores impuestos

Bedoya sostuvo que la crisis causada por la pandemia “pone por delante la primera tarea de corregir la falta de reforma fiscal de los últimos 30 años” en la región, que debe “gravar a las grandes fortunas”, pero también “subir las tasas a todo lo que son las rentas de capital, los dividendos de los accionistas, por ejemplo”.

No estamos hablando de dinero productivo que va a la inversión, porque mucho se dice: cómo van a gravar en este momento si se necesita que las empresas inviertan. No nos estamos refiriendo al capital de inversión, sino a lo que se reparte a los accionistas, a lo que se acumula”, explicó.

En ese sentido, Latindadd indicó que el 50 % de los ingresos tributarios de la América Latina y el Caribe proviene de impuestos al consumo “que no discriminan entre ricos y pobres y por lo tanto llegan a aumentar la desigualdad”, mientras que en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) “dependen tan solo un 33 % de este tipo de impuestos”.