El “hada del skate”, la brasileña de 13 años que alcanzó el podio y marcó un hito

Brasil vio brillar este lunes a una de sus leyendas del deporte en Tokio 2020, Rayssa Leal, de 13 años, la brasileña más joven en subir a un podio, al conquistar la plata en la categoría skate, un deporte que llegó a estar prohibido en ciudades como San Pablo pero que se transformó en una verdadera pasión nacional.

El “hada” del skate, como es conocida por sus conquistas en torneos nacionales e internacionales de la modalidad incorporada este año por el Comité Olímpico, rompió las barreras etarias y de género y se sobrepuso a todas las veces que escuchó en la escuela, en la familia y en los medios que el skate era un deporte para varones o que era muy niña para practicarlo.

“Estamos probando que el skate no es para los nenes”, dijo Rayssa tras conseguir la medalla de plata, en un podio que marca un hito etario en la historia olímpica: primera quedó la japonesa Momiji Nishiya, también de 13 años, cinco meses más grande que la brasileña, y con el bronce otra nipona, Funa Nakayama, de 16.

Leal es oriunda de Imperatriz, Maranhao, la región más pobre de Brasil y su victoria también reivindica la práctica del skate en el país.

Este deporte fue criminalizado en los años ochenta y prohibido en esa época en San Pablo, donde surgió localmente, ya que sus practicantes eran tratados como marginales y detenidos en las comisarías.

Esa política del exintendente de San Pablo Janio Quadros (expresidente de Brasil electo que gobernó pocos meses en 1961) generó una revuelta en los jóvenes que iban a andar en skate al Parque Ibirapueara, en el piso de cemento de una de las obras arquitectónicas de Oscar Niemeyer, arquitecto ícono brasileño.

Fueron los skaters y jóvenes en general que empujaron el reverdecer democrático, la elección de Luiza Erundina como alcaldesa, del Partido de los Trabajadores, quien liberó la práctica del skate y dedicó recursos para espacios de ocio y deporte en la ciudad donde el verde lucha día a día contra el concreto, la más poblada de Sudamérica.

Leal mantuvo al país en vilo en la madrugada: ella misma, subcampeona mundial en 2019, eliminó a sus ídolas, las brasileñas Leticia Bufoni y Pamela Rosa.

“Yo fui la ídola de ella cuando comenzó a andar en skate y ahora ella es mi inspiración”, dijo Bufoni, emocionada

La carrera de Leal quedó marcada por un video cuando tenía apenas 7 años. Ella estaba disfrazada de hada y andaba en skate por su barrio, saltando obstáculos y cayéndose, acompañada por su mamá, también presente en la capital japonesa.

Ese video de la “Fadinha” (hadita) lo vio y lo divulgó en sus redes Tony Hawk, el estadounidense que es la mayor leyenda del skate. Hawk desde entonces se convirtió en un fan de la brasileña, a quien vio en Tokio.