El grito de Memoria y Justicia volvió a la calle: «No vamos a permitir que se dañe la democracia»

Decenas de miles de argentinos volvieron a marchar hasta la plaza de Mayo a 46 años de la última dictadura sangrienta que dejó 30.000 desaparecidos e instaló el horror en las calles. Con el grito de «30.000 detenidos-desaparecidos! ¡presentes!», cerró el acto Taty Almeida, madre de Plaza de Mayo, Línea Fundadora, luego de advertir que «no vamos a permitir que se dañe la democracia, desde que se recuperó (en 1983) este pueblo la cuida para siempre».

En un clima de celebración por volver a las calles tras dos años de pandemia, que impidió que se realizara esta emblemática marcha en 2020 y 2021, los manifestantes reclamaron «memoria, verdad y justicia». Esas tres palabras se podían leer en numerosos tapabocas intervenidos, mientras otros tenían escrito «Son 30.000» y «Nunca Más».

Algunas madres y abuelas de Plaza de Mayo, todas mayores de 90 años, acompañaron la marcha desde un micro, mientras en las calles se desplegaba la ya tradicional y enorme bandera de más de 200 metros con fotos de los rostros de los desaparecidos llevada por familiares y activistas. 

«Sigo los pasos de mi mamá buscando a mi hermano detenido-desaparecido en Misiones, que está acá junto a los 30.000. ¡Qué nunca más al pueblo argentino le falte la democracia, la participación, el compromiso! Queremos justicia, que nos digan qué pasó», pidió María Graciela Leyes, de 63 años, una de las que llevaba la bandera.

En Argentina, la dictadura tuvo sucesivos presidentes. El primero en asumir el 24 de marzo de 1976 fue Jorge Videla, quien murió en prisión a los 87 años, condenado a prisión perpetua. Le siguió Roberto Viola (marzo a diciembre 1981), Leopoldo Galtieri (diciembre 1981 – septiembre 1982) y Reynaldo Bignone (hasta 10 de diciembre de 1983). 

La marcha de la izquierda y otros actos

Más temprano, otra multitudinaria manifestación de los partidos de izquierda centró las críticas en el reciente acuerdo del gobierno con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para refinanciar la deuda de unos 45.000 millones de dólares otorgada en 2018 al expresidente Mauricio Macri. «¡30.000 compañeras y compañeros detenidos-desaparecidos, presentes! ¡No al acuerdo gobierno-FMI!», rezaba su bandera.

El presidente Alberto Fernández encabezó por la mañana otro acto en el que se anunció la reparación de legajos de ocho trabajadores y científicos de la Comisión Nacional de Ciencia y Técnica (Conicet) donde figurará que sufrieron «desaparición forzada».

«La dictadura fue impiadosa porque le temía al pensamiento», afirmó Fernández. «Todos sabemos que hubo una dictadura que persiguió, mató, asesinó, condenó al exilio, hizo desaparecer y postergó a la Argentina como nunca lo hizo otro gobierno», agregó.

La selección argentina de fútbol, con Lionel Messi, posó con una gran bandera donde se lee «Más memoria, más verdad y más justicia», publicada en redes sociales.

Los juicios

Desde que fueron anuladas las leyes de amnistía de 1986 y 1987, en 2006 se reanudaron los juicios por crímenes de lesa humanidad. A 46 años del golpe, Argentina tiene 20 juicios en curso y otros 65 esperan fecha de inicio.

Según datos de la Procuraduría de Crímenes contra la Humanidad, hasta ahora fueron condenadas 1.058 personas en 273 sentencias dictadas en todo el país.

Actualmente hay 764 detenidos, de los cuales 118 están en la cárcel y los otros en arresto domiciliario. 

Otros 542 están procesados a la espera de juicio y 573 imputados aún no fueron llamados a declarar. Entre los acusados, 964 fallecieron y 22 están prófugos.

Fotos: EFE y AFP