El G20 arrancó mientras miles de argentinos gritan “No son bienvenidos”

Comenzó la cumbre del G20 en Buenos Aires bajo un clima de alta tensión con Rusia y la “guerra comercial” entre Estados Unidos y China. Con las calles blindadas, 24 mil efectivos de seguridad están desplegadas por la ciudad a la espera de la marcha que reúne a decenas de organizaciones en rechazo al evento internacional.

“Dialogar y dialogar es la forma de empujar los límites de lo posible”, resaltó el presidente argentino Mauricio Macri al inaugurar el foro que reúne a los líderes de las 20 países más potentes y emergentes del planeta, más divididos que nunca. La Confluencia Fuera G20, organizadora de las marchas en repudio del evento, cuestionaron a Macri y recordaron que estos dichos llegan “con una ciudad vallada y el operativo represivo más grande de los últimos tiempos”.

Al ingresar a la reunión, el presidente ruso, Vladimir Putin, saludó con entusiasmo al príncipe heredero saudita Mohamed bin Salman, en el foco de la polémica por el asesinato del periodista Jamal Khashoggi. Luego se sentaron juntos e intercambiaron bromas y risas.

Luego de que Trump anulara la cita que ambos habían fijado, Putin llegó con espíritu combativo a la cumbre -que finaliza el sábado- al denunciar las “prácticas viciosas” de las “sanciones unilaterales” y del proteccionismo comercial.

La reunión del sábado entre Trump y su homólogo chino Xi Jinping, será el punto cúlmine del primer G20 en América del Sur. Gobiernos, mercados y empresas estarán pendientes de los resultados de este encuentro.

La “guerra comercial” China y Estados Unidos podría incluir a la Argentina en el listado de “daños colaterales”. Un comunicado de la vocera del presidente norteamericano, Sarah Huckabee Sanders, indicó que ambos mandatarios coincidieron en “enfrentar” la “actividad económica depredadora” de la potencia asiática.

Por otro lado, la ciudad permanece blindada mientras una caravana que reúne a más de un  centenar de organizaciones sociales marcha desde las avenidas 9 de Julio y San Juan hacia el Congreso, después de un recorrido que -tras acordarse con el Gobierno nacional- será por Avenida de Mayo.