El fuego en el Amazonas pone en riesgo el acuerdo Mercosur-UE: dos países alertaron a Bolsonaro

La actitud del presidente brasileño Jair Bolsonaro ante los incendios del Amazonas podría dinamitar el acuerdo de libre comercio de la Unión Europea con el Mercosur. Irlanda y Francia, dos de los países del bloque, amenazaron con bloquear el pacto “si Brasil no respeta sus compromisos medioambientales”.

El primer ministro Leo Varadkar advirtió que votaría en contra del texto para evitar su entrada en rigor en la Eurocámara a menos que Brasil actúe contra el fuego prolongado que consume la selva tropical y deje de culpar a las ongs.

El presidente francés Emmanuel Macron, por su parte, consideró que su homólogo brasileño «mintió» sobre sus compromisos en favor del medio ambiente, y anunció que, en estas condiciones, Francia se opone al acuerdo de libre comercio UE-Mercosur.

En medio de las disputas de Brasil con Noruega y Alemania por el Fondo Amazonas, Irlanda y Francia alzaron también la voz contra las políticas antiambientales de Bolsonaro. «De ningún modo Irlanda votará a favor del acuerdo de libre comercio UE-Mercosur si Brasil no cumple sus compromisos medioambientales», afirmó Varadkar, en un comunicado difundido el jueves por la noche.

Para Varadkar «los esfuerzos del presidente Bolsonaro para culpar de los fuegos a oenegés ecologista son orwellianos» y dijo estar «muy preocupado porque este año se han registrado niveles récord de destrucción por incendios en la selva amazónica». El primer ministro adelantó que su país monitoreará “de cerca” las acciones de ambientales en Brasil en los próximos dos años. Del resultado de esos análisis saldrá su voto sobre el acuerdo UE-Mercosur.

Por su parte, Macron acusó a Bolsonaro de mentir en la cumbre del G20 «teniendo en cuenta la actitud de Brasil de las últimas semanas» . «El presidente Bolsonaro decidió no respetar sus compromisos climáticos» o sobre «biodiversidad». «En esas condiciones, Francia se opone al acuerdo Mercosur (con la UE) en el estado actual», agrega el Elíseo.

Tras 20 años de negociación, Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay cerraron recientemente con la UE un Acuerdo de Asociación entre ambos bloques que incluye apartados de diálogo político y comerciales. Sin embargo, los países del bloque europeo deben aún dar su visto bueno al texto para permitir su entrada en vigor, que deberá contar con la aprobación de la Eurocámara, un trámite que puede tomar dos años.

Los incendios en la Amazonía cobraron el jueves repercusión internacional, con llamados de la ONU y de líderes mundiales a «proteger» el pulmón del planeta y convocatorias a protestas mundiales. Bolsonaro respondió culpando a las ongs por los más de 70 mil focos de incendio activos que se registraron.

Su reacción generó el rechazo internacional. Ángela Merkel, la canciller alemana, pidió que la “situación urgente” del Amazonas sea debatida este fin de semana en Francia durante la cumbre del G7. «La magnitud de los incendios (…) es preocupante y amenazante no sólo para Brasil y otros países afectados, sino también para todo el mundo», dijo a la prensa el portavoz Steffen Seibert.

El primero en hacer esa propuesta fue Macron, quien dijo el jueves que los incendios que asolan la Amazonia son una «crisis internacional» y convocó a los miembros del G7 para «hablar de esta urgencia» en la cumbre de Biarritz. “»Nuestra casa se quema. Literalmente. La Amazonia, pulmón de nuestro planeta que produce 20% de nuestro oxígeno, está en llamas. Es una crisis internacional. Miembros del G7, cita en dos días para hablar de esta urgencia», escribió el jefe de Estado francés en Twitter.

Rápidamente Bolsonaro lo acusó de actuar con «mentalidad colonialista». «La sugerencia del presidente francés, de que asuntos amazónicos sean discutidos en el G7 sin participación de los países de la región, evoca una mentalidad colonialista fuera de lugar en el siglo XXI», le respondió el mandatario en Twitter.

En otro mensaje, el presidente ultraderechista lamentó que «Macron busque instrumentalizar una cuestión interna de Brasil y otros países amazónicos» y denunció «el tono sensacionalista con el que se refiere a la Amazonía», usando además «fotos falsas».

Los relaciones entre París y Brasilia se resintieron en las últimas semanas, después de que el mandatario brasileño dejara plantado al canciller francés, Jean-Yves Le Drian, poco antes de la reunión que tenían prevista a principios de agosto en Brasilia.

El jefe del Estado brasileño, descontento con la decisión del jefe de la diplomacia francesa de reunirse con oenegés brasileñas -la mayoría hostiles a Bolsonaro-, anuló su encuentro en el último minuto y publicó un video en Facebook en el que se le veía cortándose el pelo, a la hora en la que estaba prevista la reunión.

El gobierno francés está particularmente atento respecto a las normas medioambientales y exige «pleno respeto» del Acuerdo de París sobre el clima para avanzar en el proceso de ratificación del pacto Mercosur-UE.

Bolsonaro, un escéptico del cambio climático, llegó a amenazar con sacar a Brasil del Acuerdo de París, pero luego se retractó.