El FMLN seguirá en el gobierno

El resultado de la segunda vuelta presidencial del domingo en El Salvador es irreversible. Esto significa que el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) se mantendrá en el poder, aunque ahora el mandatario no será Mauricio Funes sino Salvador Sánchez Cerén. Tendrá que afrontar problemas que se arrastran desde hace décadas, como la inseguridad, la exclusión social, la impunidad. Lo que ya anticipó es la importancia que le dará a la unión regional.

 La Jornada (México)

La tendencia a favor del candidato del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) Salvador Sánchez Cerén en las elecciones presidenciales del domingo es irreversible, anunció hoy el Tribunal Supremo Electoral (TSE), y dijo que habrá que esperar el computo final que podría demorar tres o cuatro días para declarar al ganador.

El presidente del TSE, Eugenio Chicas, explicó que con el ciento por ciento de las actas escrutadas, Sánchez Cerén alcanzó un millón 494 mil 144 votos (50.11 por ciento), mientras Norman Quijano, de la derechista Alianza Republicana Nacionalista (Arena), logró un millón 487 mil 510 votos (49.89 por ciento), lo que implica una diferencia de apenas 6 mil 634 votos a favor del Frente.

«Sánchez Cerén aseguró que abrirá las puertas para que toda la ciudadanía participe en la construcción de las políticas públicas y reconoció el trabajo del presidente Mauricio Funes, que abrió camino para los cambios»

Ya pusimos nuestros equipos técnicos a trabajar toda la noche, por eso les digo con certeza que el resultado de esta elección es irreversible, pero debemos cumplir la etapa legal de revisar, como marca la ley, dijo en conferencia de prensa Chicas al anunciar que comenzaba el escrutinio final. Calificó esta elección de creíble, transparente, legítima y legal.

Sánchez Cerén subrayó que el pueblo salvadoreño ha vivido sacrificios, pero ha construido una nueva esperanza, un nuevo futuro y ahora el pueblo construye un camino seguro para continuar esa obra que iniciamos en 2009. Cuando llegamos a la presidencia de este país comenzamos a caminar la ruta de favorecer a los desposeídos, remarcó.

Su gobierno, subrayó, será fiel a la Constitución, respetará las leyes, y garantizará las libertades religiosas, laborales, de prensa, empresarial, así como el derecho a la propiedad. Aseguró que abrirá las puertas para que toda la ciudadanía participe en la construcción de las políticas públicas y reconoció el trabajo del presidente Mauricio Funes, que abrió camino para los cambios.

Pidió a la oposición a que esté tranquila y respete la voluntad del pueblo salvadoreño. Luego de una noche de festejos por el triunfo del FMLN, Sánchez Cerén aseguró que no copiarán ningún modelo extranjero para el desarrollo del país, pero sí buscarán la unión de Centroamérica y Latinoamérica, y mantendrán buenas relaciones con Estados Unidos.

Adital (Brasil)

Con el resultado, Cerén da continuidad al gobierno de Mauricio Funes (FMLN), electo en 2009 para un mandato de cinco años, que puso fin a décadas de gobiernos de derecha en el país. Con mandato desde 2014 a 2019, el presidente electo, que es un ex-guerrillero y actual vicepresidente del país, afirma que su gestión buscará un entendimiento con todos los sectores de la sociedad salvadoreña.

«Tendrá que abordar con fuerza el tema de la seguridad, (…) violencia, injusticia, exclusión social, autoritarismo e impunidad»

Además, su pretensión es reforzar programas económicos y sociales desarrollados por la actual gestión, con enfoque en el desarrollo económico local de productores y productoras micro, pequeños y medianos. Además, la gestión ha realizado reformas en la educación pública, ofreciendo escuelas de tiempo completo e integrando actividades extracurriculares.

El filósofo y catedrático de la Universidad Centroamericana (UCA) Luis Alvarenga evalúa que la nueva gestión enfrentará problemas históricos estructurales, sociales y económicos en el país. «Tendrá que abordar con fuerza el tema de la seguridad, (…) violencia, injusticia, exclusión social, autoritarismo e impunidad, que el país ha vivido durante décadas», concluyó.

 

Leer artículo completo de La Jornada aquí

Leer artículo completo de Adital aquí