El Estado chileno deberá pagar 100 millones de pesos a una mujer torturada y abusada durante el pinochetismo

La Corte de Apelaciones de Santiago ordenó al fisco chileno a pagar una indemnización de 100 millones de pesos chilenos (115.000 dólares) a Rosa Figueroa Gómez, una mujer que fue detenida, torturada y abusada durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990) por la Central Nacional de Informaciones (CNI) en Viña del Mar.

La mujer fue detenida el 7 de febrero de 1984 cerca de la medianoche en la casa de sus padres, a la que personal de la CNI ingresó derribando la puerta para luego llevarla vendada a un cuartel de la institución donde fue sometida a sesiones de torturas y vejaciones.

El Noveno Juzgado Civil de Santiago ya había dictado la misma sentencia en enero de 2022, pero el fisco apeló.

Sin embargo, la Corte de Apelaciones de Santiago confirmó de manera unánime la sentencia, bajo la explicación de que esa decisión “contiene razonamientos y fundamentación completa para rechazar las excepciones y defensas opuestas por la demandada Fisco de Chile”.

En la sentencia también se estableció que tras concluirse que tuvo responsabilidad el Estado de Chile, y que la detención y tortura no hubiera sucedido sin intervención de funcionarios estatales, “solo queda dar por establecida la responsabilidad del Estado de Chile en el secuestro y apremios físicos y psicológicos infligidos a doña Rosa Graciela Figueroa Gómez”.

La resolución agrega que “la responsabilidad trae consigo la indemnización de los perjuicios causados, reparación que se ha solicitado en relación al daño moral sufrido por la actora”.

“Para acreditar el daño moral sufrido se tendrá en cuenta el informe psicológico que se refiere a las afectaciones físicas y emocionales sufridas por la demandante, producto de los hechos delictuales cometidos por agentes del Estado y que han permanecido luego de más de 40 años de ocurridos los hechos”, se añade en el fallo.

En cuanto al monto de la indemnización, la sentencia detalla que, esta “estará a la circunstancia de que el hecho que causa el agravio ha permanecido largo tiempo y tenido influencia negativa en el desarrollo social de la actora, razón por la cual se le fijará prudencialmente la suma de $100.000.000”.

Las sesiones de tortura implicaron amenazas, choques eléctricos, golpes de pies y puños que le provocaron múltiples fracturas en la cara. Además, la mujer fue víctima de distintos tipos de vejaciones sexuales.

Debido a que los delitos fueron calificados de lesa humanidad, no tuvo plazo de prescripción a pesar de las décadas transcurridas desde el hecho.

Durante la dictadura de Pinochet más de 28.000 personas fueron torturadas, 3.227 fueron asesinadas y unas 200.000 fueron obligadas al exilio, según cifras oficiales.